Girls Experience Ezcaray

Girls Experience Ezcaray con Pirineos punto Bike.

La aventura prometía; fin de semana largo compartiendo experiencia y conviviendo con mujeres apasionadas de las dos ruedas, visitando viñedos, subiendo puertos y disfrutando encima de nuestra fiel compañera incansable.

Así que con gran ilusión preparando todo la noche anterior para que nada más terminar de trabajar poder coger coche y salir dirección Ezcaray y reunirme con ellas.

Todo cargado en le coche y aún no había recorrido 10km y zas! Me dan un golpe por detrás… ¡¡Mierda!! El coche directo al taller, y yo con cara de; ay dios ahora que hago.

Unas llamadas entre los nervios y el disgusto, esperando solucionar el tema de grúa y taller, y organizar cómo llegar a Ezcaray.

El destino estaba dispuesto a que disfrutase el gran fin de semana que ya se vaticinada, espectacular.. pues todo se reorganizó para que allí llegase.

Llegué con un poco de retraso, un disgusto y el estrés del atasco de la salida de Madrid, pero contenta y feliz.

Ezcaray

Tras dejar todo en el hotel voy al restaurante donde estaban ya cenando las compañeras de aventura, un saludo rápido y enseguida me siento en la mesa y me uno a la cena.

Risas y una primera toma de contacto con ellas para conocer a las que aún no conocía.

Subimos a las habitaciones y ya mas relajada, a solas con Erkuden comenzamos a charlar, hablando un poco de todo, se nos hacen las mil..

mañana hay que madrugar decimos.

¡A dormir!

Etapa 1

Suena el despertador y tras dos minutos de remolonear en la cama, nos levantamos, nos vestimos y bajamos a desayunar, allí nos reuníamos todas de nuevo, tras el desayuno, subimos a las habitaciones a por el resto de las cosas, preparamos las bicis y tras escuchar el briefing de la mano de Luis

Riojilla Burgalesa

El fresco de la mañana se siente aún así sabemos que enseguida aparecerá el calor ya que la ruta empieza picando en positivo.

Empezamos con risas y a buen ritmo, la verdad que estamos realmente emocionadas, tenemos a Luis con el coche de apoyo cerca y eso nos hace sentir muy cómodas, toman la delantera Mai e Izaro y van marcando el ritmo, ahí vamos entre risas disfrutando de las bonitas vistas, vamos atravesando pueblos, un giro y cerca de una plaza, tenemos la primera parada, nos quitamos algo de ropa y reponemos agua, mientras comemos de lo que Luis nos va sacando.

Pueblos con encanto que vamos cruzando aprovechando nuestras bicicletas para llegar a cualquier parte, sumamos km y risas, se gira un poco de aire que hacen nos desgastemos más así que vamos aprovechando cualquier carretera o camino despejado para practicar desde relevos a abanicos.

Cada pueblo más bonito y lo mejor que todos tenían una gran pendiente para llegar a ellos con lo que llegabas con el corazón en la boca.

Llegamos Cerolligo con una cuesta pra llegar al mirador que casi nos deja exhaustas, pero valió la pena sufrirla.

Allí nos prepara Luis un buen avituallamiento, con pan, embutido, frutos secos, fruta y hasta café..

tras oponernos las botas dispuestas a continuar, seguimos cruzando el bonito pueblo con sus cuestas y bajadas.

Seguimos y ya directas hacía Ezcaray, sin perder detalle de los pueblos por los que pasamos, Sajazarra.

la vuelta con el viento se hace un poco larga, pero tenemos a Luis pendiente de que no nos falte de nada.

Por fin llegamos.. tras 110km con más de 1300+ y ese extra de esfuerzo por el viento.

Acabamos cansadas de luchar contra el viento pero contentas de la bonita ruta que habíamos disfrutado juntas.

Unas cervezas en la terraza del hotel.

Ducha, nos ponemos guapas y nos reunimos en la entrada para ir a dar un paseo por el pueblo; muchas risas y más cerveza que hacen que las risas vayan a más, se hace la hora de la cena así que nos vamos al restaurante, allí llegan Kela y Mer que se unían esa noche a la jornada, tras la cena directas a descansar para la ruta de mañana.

Comparto habitación don Erkuden, gran mujer ciclista con la que hay mucho de que hablar, Mujeres en Bici es su proyecto que lleva un tiempo dándole caña y con el que ya tiene un gran grupo de mujeres apasionadas con las que comparte vivencias y pedales.

Etapa 2

Despertador, vestirse y a desayunar.

Allí nos reunimos las 10 mujeres para llenarse de energía y prepararse para dar pedales un día más.

Hoy tenemos el final de la ruta en la Bodega Lacea, donde nos esperan con una gran comida.

Hoy tenemos a Luis y a Jorge dos coches de apoyo tras el briefing nos ponemos en marcha.

Atravesando viñedos

Gris empieza el día con chaleco y manguitos, la ruta de hoy son 95km con 900+ a diferencia de ayer tenemos llano y en negativo para el comienzo de la segunda aventura.

Así que un ritmo muy bueno llevamos, a lo lejos vemos unos globos que están emprendiendo vuelo y nos decoran el cielo gris con un poco de color, vamos atravesando pueblos y viendo bodegas, Muga, Cune, Etc..

La primera parada es en la estación y allí nos hacemos unas fotos y Luis nos cuenta la historia.

Seguimos y ya nos vamos adentrando en unas vistas diferentes, el aire hoy también nos acompaña, entre cultivos y viñedos las vistas nos van dejando un muy buen sabor de boca, repecho aquí, repecho allí, cortos pero de los que van haciendo que las piernas trabajen.

El almuerzo entre viñedos

Tras reponer bien, continuamos la ruta.

pueblo aquí, subida allí y escuchamos, una subida más y llegamos, ¿una? Jejeje una detrás de otra, pero las vistas valían la pena.

Así vamos sumando km y añadiendo preciosos recuerdos a nuestra aventura.

Y por fin llegamos la última Bodega, eso si, en la parte más alta nos esperaba y allá que con todas nuestras fuerzas atacamos la última subida.

Nos cambiamos y a vamos directas a la visita de la bodega, donde vemos que la bodega es familiar y todavía conserva su tradición a la hora de hacer esos caldos que tanto me gustan.

Una vez probados nos sentamos en la mesa en un reservado y empezamos la gran comida, espectacular todo cuanto nos sacaron y disfrutando de sus vinos.

Tras la comida y una buena tertulia nos recogen en taxi y furgonetas y nos llevan al hotel.

Repetimos ritual, ducha y al pueblo a disfrutar del ambiente, hoy alargamos un poco más la hora de llegar al hotel.

Unos bailes aquí y otros allí y de buen ambiente que nos vamos a la cama.

Etapa 3

Despertador que no sienta tan bien como el día anterior, venga me dice Erkuden, ella enseguida se arregla y se baja, mientras yo me hago la remolona.

Desayunamos y con la previsión de lluvia nos disponemos a atacar la última etapa, hoy toca la etapa de montaña, La cruz de la Demanda.

La Demanda

Húmedo y gris, muy gris nos recibe el día, allá vamos tenemos 28km y 1000+ en el primer puerto y aunque estamos subiendo desde el km 1 no sobra ni el chaleco ni los manguitos, vamos con la mirada puesta en las nubes negras que se ven hacía donde nos dirigimos.

y cuando llevamos 9km empiezan a sentirse las gotas unas gotas que en menos de 2’ es un chaparrón… empapadas paramos para ver que hacemos y la decisión es de volver, no creemos que vaya a mejorar nada y recién hemos salido. Así que la decisión fue abortar misión..

Ducha cliente al llegar al hotel y aperitivo que nos marcamos en el hotel, allí Luis y Jorge nos lo tenían preparado, así que mientras esperamos la hora de la comida de despedida vamos zampando y tomándonos unas cervezas de recompensa por ese chaparrón que nos habríamos metido.

Nos quedamos con las ganas y con el pensamiento de volver para disfrutar de esa última etapa.

Tras la comida ya llegó la despedida, triste despedida porque apetecía alargar el finde un par de días más.

Me quedo con esas sonrisas tras conseguir llegar a la cima.

Me quedo con esa pasión que desprenden todas esas aventureras de pedales con las que compartí estos días.

Me quedo con esas nuevas mujeres ciclistas que se quedan en mi corazón.

Gracias Pirineos Punto Bike por organizar cosas así.

Gracias Erkuden por ser como eres y guiar tan bien.

Gracias chicas por todo lo que aportáis y trasmitís.

Erkuden, Eli, Izaro, Maite, Olga, Ana, Maite, Kela y Mer. ❤️

Jorge y Luis 🙌🏼

🚴🏼‍♀️❤️ Yo soy mujer ciclista ❤️🚴🏼‍♀️

Anuncios

La Conquista de Gredos by Susana

Hoy es Susana Gonzalez la que pone las sensaciones a la Crónica

En esta ocasión traigo la crónica de la Marcha La Conquista de Gredos desde la visión de Susana.

Susana es una mujer apasionada del ciclismo de montaña, y recién hace poco más de un año que se inició en el ciclismo de carretera, pronto os contaré su historia, le pedí al acabar la marcha que fuese ella quien me contase como la había vivido para traeros otras formas de sentir la pasión!

¡Mi primera crónica de una carrera!

Así empieza Susana contándome,

Una marcha que he hecho por sorpresa, si, así es, pues “alguien” me apuntó sin saberlo, jejeje.

Una vez me enteré, empecé a entrenar para intentar, al menos, terminarla, ya que ésta marcha trataba de superar 3 puertos que aunque no tenían rampas muy prolongadas, eran bastante largos, así que desde que me entré fuimos haciendo salidas específicas para sumar y llegar preparadas.

Y sin más llegó el día y aunque no tenía claro que fuese a pasar los cortes de tiempo que habían publicado dos días antes, lo intenté.

¿Nunca sabras de lo que eres capaz si no lo intentas verdad Susana? Si hay algo que caracteriza a Susana es su fuerza ante cualquier reto que se proponga.

Continúa:

Después de reunirnos en la salida todas las amigas (que por cierto, eso ha sido lo mejor, pasar el dia con ellas)

Dan el pistoletazo al ritmo de AC/DC y directos vamos a por el 1 puerto Serranillos, vamos a ritmo de subida, alegre pero sabiendo lo que nos quedaba, y así en plena subida llegó la primera sorpresa! Estábamos en el km 11, nos pararon y quitaron los dorsales, pues ya no ibamos a llegar al 1 corte, y aunque llevabamos una media de 14km/h en subida, nos los quitaron, nos quedamos un poco aplatanados, y dijimos; pues nada, la hacemos sin dorsal y listo, así que seguimos subiendo.

Las vistas espectaculares y un puerto muy bonito.

A medida que nos encontrábamos con gente ellos también iban sin dorsal y se oía refunfuñar sobre el tema.

Llegamos arriba y con un frío y un viento que cortaba la cara, nos lanzamos a la fría y larga bajada. No sin antes inmortalizar el momento

Cuando llegamos al 1 avituallamiento vemos la plaza llena de gente, estaban todos los ciclistas ahí parados esperando a que llegásemos para volver a continuar, además de encontramos con la segunda sorpresa, sólo había para comer naranjas, nos dicen que en el siguiente avituallamiento habra mas comida.

Mijares

Dan la salida y seguimos subiendo, en esta ocasión el puerto de Mijares, este me parecio mas facilito aunque las rampas fueron mas empinadas, era más cortito. Poco a poco fuimos subiendo y disfrutando de las vistas tan espectaculares que tiene Gredos, y por fin coronamos.

Ya directas al segundo avituallamiento, y aquí es la tercera sorpresa, tampoco había nada que comer salvo unas mitades de plátano que mi amiga Elena consiguió, supongo que todos los ciclistas que allí estaban esperando arrasaron y no dejaron nada para los que llegamos más tarde, o que se quedaron cortos de comida y lo pagamos los más “lentos”

Pensé, hoy, adelgazo si o si.

Reanudamos la marcha y vamos para el 3 puerto, aunque no sin antes, hacer esa bajadita de 27 km por lo menos, con el coche escoba, 2 ambulancias y otra furgoneta que no he sabido para que servía detras de mi, me ponían muy nerviosa llevarles detrás, lo bueno, que creo he aprendido a bajar mas deprisa.

Pedro Bernardo

El 3 puerto, el de Pedro Bernardo, para mi ha sido el más largo de unos 20 km pero el mas llevadero porque han sido rampas del 5%, 6% claro ya llevabamos unos cuantos km y bastante desnivel encima, aún así no se ha dado mal, me he sentido bien( ademas he ido adelantando a muchos chicos y eso me daba mucha moral).

De nuevo unas vistas preciosas que se hacía más cómoda la subida, ya coronado me dicen, los últimos 10 y sin todos de bajada!

Por fin, pienso, por muy mal que se me de la bajada ya está hecho, solo hay que ir con un poquitin de cuidado, pues ya el tráfico estaba abierto.

Y así sin más aparecí debajo del arco de meta.

La llegada se produjo sobre las 2 de la tarde, hora perfecta para comer y asi hicimos, reunirnos todas, para contarnos las sensaciones y disfrutar de esa comida que había preparada.

Conclusión: No vuelvo a hacer esta marcha con esas condiciones de tiempos. a no ser que arreglen todas esas “sorpresitas” me quedo con lo mejor del día, la compañia!

Pues esta es su crónica de la carrera, al final lo que prevalece es con quien compartes los momentos.

No es fácil con las nuevas “Normativas” organizar una marcha cicloturista, tiempos de corte que de 2km no benefician a nadie, ni a los de delante ni a los de detrás, es algo a estudiar bien, ojalá cambien esas normativas porque no tienen sentido alguno.

Mejor gasten en ponerse mas serios con los controles los sábados y domingos y dejen disfrutar de unas horas las carreteras un día al año en esa localidad Seguro así viviríamos más felices todos y habrían menos accidentes.

Gracias Susana por tu tiempo espero compartir muchos pedales a tu lado.

❤️🚴🏼‍♀️ Soy Mujer Ciclista 🚴🏻‍♀️❤️

Challenge Madrid K0

Challenge Madrid Gran Fondo Time Trail

Todo comenzó con una llamada.

¿Quieres participar en el? Suelo no pensar demasiado estas cosas y dije si, sin tan siquiera ver bien donde me estaba metiendo.

Pues ya está el reto “marcado”, empiezo a indagar y veo que es campeonato de larga distancia, en el challenge había una prueba de contrarreloj donde solo se competía en el sector de ciclismo, Gran fondo time trail.

La idea de una prueba así molaba, pero no había estado entrenando para ello, y seamos sinceros, a eso se va bien preparado.

Ya no había marcha atrás, y poco tiempo por delante, así que hablé con José Acosta y le comenté en que me había metido, él enseguida se puso manos a la obra y a planificarme los entrenos, entrenos que a pesar del poco tiempo que había sabía que iría todo bien, lo que no contaba era con mi ocupada y estresada vida, así que no solo no los pude cumplir a la perfección, sino que hasta saltarme tiradas largas planificadas que sabía eran cruciales, eso me hacía sentir mal y pensar que quizás no debería tomar la salida.

Se iba acercando el día y andaba con malas sensaciones en la bici, salidas cortas en grupo en las que no era capaz de mantenerme en el, frustración y cada vez más convencida que no sería capaz de hacerlo.

Así van pasando los días y por fin llegó el finde “esperado”

El día previo

Empezamos con todo un día de formación, no pude ir a recoger el dorsal, lo tuvo que recoger mi amiga Marta. Un largo día hablando sin parar y de pie horas y horas, mis piernas hinchadas y con dolores, de ahí corriendo a un evento, más tiempo de pie y hablando.

Llegando a casa a las 21:30 preparando cena, intentando descargarlas poniéndoles crema de frío, y poniéndolas en alto.

Ya son las 23h y ya un poco más relajada me preparo todo lo de mañana, he de madrugar mucho ya que tengo que estar en Buitrago a las 8 y tengo hora y pico de coche.

Una de las cosas que más me gusta la noche de antes de una carrera, es, preparar todo con mucho mimo, desde la ropa, complementos y sobre todo, alimentación.

Sub9, Totum, Barritas, Maurten, Geles…

Suena el despertador!, parece que acababa de cerrar los ojos.. ¡qué sueño!

Sin hambre me obligo a desayunar, me preparo un bol de avena, con miel y plátano, nada, que no me entra, me preparo una tostada con aguacate y pechuga de pavo y un té Chai, parece que esto entra mejor.

Ya desayunada me pongo mis mejores galas para el gran día y con todo revisado cojo a mi compañera de batallas y nos vamos hacía Buitrago, allí están Marta, Diana y Jessy ellas participan en el triatlón por equipos, Marta tiene mi dorsal, así que una vez llego le llamo y allá viene Diana a traérmelo, preparo la bici, me termino de vestir, zapatillas, casco, gafas y marcho hacía la salida de la Contrareloj, que es en el polideportivo a las 9

Unos 7’ en bici que me ayudan a calentarme ya que hacía bastante rasca, una vez allí me dicen que salgo la tercera, apenas había nadie y en unos minutos empieza a llenarse por los participantes de la Contrareloj, no os voy a decir que estaba atacada, pero tampoco estaba tranquila, tenía claro que independientemente del tipo de prueba a la que me enfrentaba venía a disfrutar de un día de bici, de mi pasión, venía a enfrentarme a 180km con tres puertos y casi 3000+, sola, ya que hasta ahora no había hecho algo así completamente sola, aquí no podíamos coger rueda, ni ponerte al lado de nadie para contarnos la vida, tenías que ir en solitario, ni pensar en parar a fotografiar el paisaje porque podía causar un accidente.

Sabía que sería duro, tanto por la dureza del recorrido como por la soledad donde todo tipo de pensamientos aparecen en tu cabeza.

Llegó la hora, mi turno, me cogen me subo a la bici y zas! Vamos!!

Ahí si que mi corazón dio un vuelco, venga Lore me digo a mi misma, vamos a disfrutar del día…

Los primeros kilómetros

Empiezo a ritmo cómodo para ir cogiendo temperatura y enseguida veo a otros participantes que empiezan el sector de bici, hay que decir que esa parte de la sierra es muy bonita y entre eso y que está cortado al tráfico la carrera ayuda mucho a sólo pensar en sumar km, Me van adelantando esos hombres con sus cabras bien acoplados, muy concentrados, y aerodinámicos, yo me río pensando que yo y mi flaquita vamos bien así, que está claro que no es una bici de Contrareloj aerodinámica con lo que, por mejor que me intente acoplar a ella no puedo hacer más, voy con el pulso alto, pero sé que es hasta que me meta en situación.

Canencia

Viene el primer puerto, empiezo bien, subiendo a buen ritmo, siguen hombres adelantando, alguno que otro me da ánimos diciendo, vas muy bien, sigue así, alguno hasta me llama por mi nombre, la verdad que alegra ver caras conocidas aunque sea de pasada, esas palabras de ánimo me calman, y voy concentrada en ir cómoda, controlado las horas para ir tomando el sub9.

Ya casi al final del puerto me adelanta Maria, me pongo detrás de ella guardando la distancia y aprieto un poco para mantenerme a su ritmo, en eso coronamos el puerto, por fin el primer avituallamiento, ella lanza los envoltorios de geles y barritas y sin parar sigue el camino, yo me paro, repongo agua y sales y abro una barrita a la que le doy un bocado, me subo a la bici y mientras disfruto de la bajada intento ingerirla, en la bajada voy adelantando a bastante gente, adelanto a Maria, y le digo; ahora nos vemos en la subida.

Precioso puerto Canencia de igual si lo subes o bajas por cualquiera de sus vertientes.

Estaba disfrutando al máximo del momento.

Sin darme cuenta una curva y Morcuera, el segundo puerto.

Morcuera

Ahí estaban Gus, Lore y María esperando a que pasase, sorpresa de la buena al oírles gritar y verles!! Chute de energía extra, metros después cuando mi sonrisa aún se mantenía oigo a Manu, vamos Lore!! Que vas muy bien.. yeeee!! Manuuuu! De nuevo la sonrisa en la cara, voy llena de energía gracias ellos, subiendo, veo la fuente que me trae buenos recuerdos y aparece María de nuevo, me saluda y le digo; dale rubia que esto se te da bien, y en eso nos pasa Jene, y dice María esto se le da bien a ella, ¡Como va!

Se despide diciendo: ¡Nos vemos en la bajada!.

Me quedo manteniendo el ritmo, no quiero apretar aunque me sienta bien, queda mucho por delante y no quiero pasarme, me centro en los watios y a ritmo cómodo voy subiendo, me encanta esa sensación de libertad que hay cuando sabes que no va a pasar ningún coche y aunque voy pegada a la derecha se que no tengo que estar agudizando el oído ni pensando en no distanciarme de la línea blanca por si acaso.. se respira diferente, se huele diferente, disfrutando mucho ese gran puerto “Morcuera” dentro de esas buenas sensaciones, sin más, empiezo a sentirme “rara” miro los km y me digo uys!! Pero si me queda la vida!! intento quitar de mi cabeza esos pensamientos que me dicen que así no acabo, y empiezo a centrarme en las vistas y en lo bien que se disfruta el puerto sin coches y con tanta gente animando.

Poco a poco van sumándose los km intento tomar un gel y me dan arcadas, noto la tripa hinchada, eso tampoco ayuda a que mi cabeza calle, cuestión de pocos km de puerto de sentirme bien a encontrarme así, me voy repitiendo en el avituallamiento con tranquilidad a comer, y casi sin darme cuenta veo 2km a puerto! Buff subidón! Ya casi lo tienes Lore, dos de tres.

Avituallamiento, grandes esos voluntarios pendientes de dar bidones a todos para que no tengan que parar, yo como de costumbre, me hago a un lado y me paro tranquilamente, relleno bidones y me intento comer un plátano, si no soy capaz de comer no creo que sea capaz de acabar así que me obligo a comer.

Me subo a la bici y a disfrutar de la bajada, cierto es que bajar me encanta y mas si se que no hay coches, sigo el camino, pasamos por pueblos y sus calles llenas de gente animando, éramos pocas mujeres y cuando veían a una gritaban con más fuerza ¡vamos campeona!

Intento mantener buen ritmo, pero enseguida se inclina bastante y me pongo en modo subida, mirando los km y calculando lo que queda para coronar Cotos.

Calculé mal, me extraño no ver cartel de puerto pero creía que estaba ya subiéndolo, y cuando pensaba que me quedan 4km, aparece el cartel; 9km a puerto, y digo, ¡¡nooo!!

A dosificar Lore, me sentía floja de fuerzas, vuelvo a intentar comer un poco de barrita y pese a que son blanditas y nada empalagosas solo consigo comer ese bocado.

Pensando en comer en el avituallamiento porque una vez allí ya lo que queda son 100 con bajada, llano y repechos que te hacen un buen acumulado y mucho calor.

Veo que las fuerzas me faltan, tiro de totum, y a los 10’ de un gel, esta vez me lo tomo más despacio y parece que así entra bien, 6-4-2 cuando veo 2 me vuelve esa sensación de liberación y alegría, ya solo dos Lore, me digo, pasa un chico y me dice, vas muy bien sigue así, 2km y 10 para recuperar, y todo bajada.. me río y le digo hombre recuperar, recuperar, no se yo..

Coronado Cotos respiro fuerte, pongo plato y a llanear, con el pensamiento puesto en comer y coger fuerzas para lo que queda, a nivel dureza física quizás esos tres puertos iniciales sean lo más duro, pero a nivel mental lo que queda es peor.

Llega el avituallamiento y mientras decido con qué empezar a comer voy bebiendo agua fría que es lo que más me apetece, cojo una barrita y le doy un bocado, nada, demasiado seca y empalagosa, acabo tirando lo que me había metido en la boca, cojo un plátano y tranquilamente con calma me lo como mientras saco un sobre de Maurten y lo pongo en uno de los bidones, en el otro isotonico, mientras me voy mentalizando en seguir, ya preparada para ello, veo entrar a Ana, eyyy!!

Hablamos un poco y ella se pone a comer algo, y yo me subo a la bici y a continuar, viene lo que más me gusta, la bajada, esta ves la de Navacerrada que es bastante rápida, así que, a disfrutarla…

Los kilómetros clave

Me siento con ganas de afrontar esos km que quedan, una vez empieza el camino a combinar llano, repecho, llano, repecho aparece el calor infernal, y con el aire en contra (claro pocas veces lo he tenido de culo) aquí me habría encantado pero no, venia de cara.. luchando contra el aire y el calor para mantener un buen ritmo.

Sin más empiezo a notar gotas de sudor en la pierna, miro y veo que salía de la trenza, la aprieto y estaba empapada, sensación de que el aire no llega a llenar los pulmones, y sin más piel erizada, sensación de frío y un dolor de cabeza brutal y el cuello agarrotado, ¡Por dios! ¡¡¡Qué pasa Lorena!!! Me digo intentado analizar la situación.

Hago un pco de repaso a los síntomas intento calmarme y actuar con cabeza, me tomo un totum, y empiezo a beber isotonico sin medir el dosificar, pensando que hay un avituallamiento en unos km y si es necesario paro en un bar y compro agua, saco un gel y poco a poco me lo voy tomando intento continuar bajando el ritmo, en eso que oigo ehhhh y veo a Isa y a Juan saltando y gritándome, ¡¡vas muy bien!! Me pregunta por Marta, le digo que no lo sé.

La verdad que me extrañaba que no me hubiese adelantado ya, sigo como puedo, se que ahora es cabeza, cada vez que se inclinaba el camino mis piernas no iban y la cabeza me explotaba, mis pensamientos eran negativos y yo solo me repetía, mira lo que has hecho ya, estás distancias ya las has hecho un montón de veces y con puertos… ¿Qué pasa hoy Lore? Cierto es que nunca me había sentido así, con frío, dolor de cabeza y la tripa hinchada y con dolor encima de la bici.

Llega el avituallamiento, allí estaban Isa y Juan, Me pregunta Isa ¿Como estas? Tienes mala cara.. ¡¡Vas muy bien!! Come algo y verás como te encuentras mejor, lo intento, bebo mucha agua y mientras Isa me va diciendo; te he traído un gel de Maurten es como gelatina y entra muy bien, tómatelo luego.

Cojo bidones, me despido de ellos y sigo la marcha, el calor se hace insoportable pero cada vez falta menos y aunque ni el dolor de barriga ni el de cabeza han pasado me siento con ganas de continuar, por momentos mi cabeza solo me dice que no hay necesidad de sufrir así, que no es por las piernas, es por todo lo demás, pero a su vez mi corazón le dice, ya hemos hecho lo peor, sigue, aguanta un poco más que ya lo tienes Lore.

Entre mi lucha interna, el viento y los repechos, hacen difícil mantenerse positivo.

voy soltando algún que otro grito de rabia porque se que puedo y además, quiero hacerlo y me veo flojear.

Los infernales últimos km

Tengo una pequeña laguna de un buen tramo en el que solo estaba intentando avanzar con toda esa lucha interna y así sin más, veo que llega la rotonda que nos manda para Majadahonda, venga que ya lo tienes, me digo.

La verdad que estos últimos km se me estaban haciendo eternos.. eternos no… lo siguiente,

Entro en la rotonda y otra cara conocida, ¿Quieres agua? ¿Quieres algo? Y le digo que no con la cabeza sin parar, la verdad que no me esperaba en es ese punto encontrar a nadie.

Donde me encontraba era uno de los tramos que más me preocupaban, sabía que esa parte sería dura, pero no contaba con lo pasado, la cabeza iba loca pero las ganas de entrar en meta podían con ella.

Siguiente avituallamiento y último! Solo quedan 20km

Isa y Juan estaban allí de nuevo, me cuentan que no han visto a Marta, le digo que con lo mal que iba esos últimos km debería de haberme adelantado si o si,

Bebe agua que estás deshidratada, y digo si agua fría, es lo que más me apetece, tras beber me echo un bidón encima, el calor era insoportable, en ese momento llega Ana, veo que apenas para, cambia bidones y continúa el camino, también se la veía con ganas de acabar.

Me hago a la idea cojo bidón de Isotonico y otro de agua y a seguir..

Venga que ya lo tienes hecho, ¡Muy bien! Me dicen al despedirse y los voluntarios me gritan solo 20km y lo tienes ¡vamos!

Bueno eso es una buena noticia, encima de la bici me vuelvo a echar agua por la nuca, me tomo otro gel y en pocos km empiezo a encontrarme mejor,

Encontrar algo de sombra por pozuelo, se agradece mucho y saber que son los últimos km, anima mucho, rotonda aquí, rotonda allí y Casa de Campo…

Buff.. Aunque tenía aún 2km hasta meta entrar en Casa de Campo me hizo emocionarme, con un escalofrío que dejo mi piel erizada empiezo a dar pedales con una fuerza que no tenia hacía 50km atrás y cada vez oyendo más cerca ese final.. y así a lo lejos el arco de meta.. ánimos y gritos que volvían a erizar mi piel y zas!!

¡Crucé el arco!

La meta para mi, la T2 para todos esos Hombres y Mujeres que se enfrentaban al triatlón de larga distancia..

Una vez allí entro a dejar la bici me ponen la medalla de Finisher!!

Diana y Jessy que vinieron a abrazarme y felicitarme, enseguida preguntan por Marta, no sabemos nada, y yo les digo que no la he visto, también esta Ana y nos ponemos a contarnos un poco como ha ido y lo duro que se ha hecho por el calor.

Comida y bebida fresca que no tardo en coger, salgo para sentarme en un banco que había y saludar a quienes estaban por allí, intento comer pero sigo con el estómago raruno, aunque creo que si en vez de pasta hubiese sido una buena hamburguesa me la hubiese zampado..

En eso llega Marta, corriendo entro a verla, no trae buena cara, espero a que coja comida y comer con ella mientras nos contamos nuestra aventura.

❤️Me quedo con haber vencido esa lucha interna y a esos pensamientos.

❤️Me quedo con haber vivido esos preciosos puertos sin coches.

❤️Me quedo con haber participado en una prueba así y en solitario.

❤️Me quedo con cada segundo que he disfrutado encontrándome bien y cada segundo que he sufrido encontrándome mal.

❤️Me quedo con la alegría de ver a esos amigos animar y estar pendientes GRACIAS INFINITAS.

❤️Me quedo con las caras de sufrimiento de los hombres y mujeres que hicieron el triatlón de larga distancia “Sois de otro planeta”

AGRADECIMIENTOS

A Shockabssorber por la oportunidad de participar en el y esos tops de los que me he vuelto muy muy fan.

A José Acosta por su cuidada preparación (prometo ser más obediente la próxima vez)

A Alé Spain por equiparme tan bien para la ocasión.

GRACIAS

🚴‍♀️❤️Soy Mujer Ciclista ❤️🚴‍♀️

Rapha Women’s 100

La Rapha W100 By Canyon 2018

La Rapha Women’s es una salida que organiza Rapha en todo el mundo, donde la finalidad es unir a las máximas mujeres para que realicen 100km. 

Representada por Canyon, A los mandos Isabel Del Castillo, una mujer ciclista apasionada y enamorada de su trabajo.

Se planificaron 4 grupos con diferentes niveles para que todas las participantes disfrutasen del evento a su ritmo, con sus líderes encargadas de guiar al grupo.

Allí nos dimos cita 100 fantásticas mujeres, a la llegada saludos y abrazos ya que muchas no nos veíamos desde antes del verano, allí estábamos todas con una sonrisa enorme esperando para disfrutar del gran día.

Canyon mimándonos en todo momento, bolsa del corredor con detalles, café y fruta antes de la salida.

¿Que más se puede pedir?

Tras organizar los grupos, Verde, Rosa, Morado y Naranja, cada una con su pulsera, comienza la ruta.

Todo empieza muy bien. Buen ritmo y mucha sonrisa, felices de ver a tanta mujer en bici y con tan buen humor.

Poco a poco fuimos completando la etapa. Tenemos coche de apoyo por si sucede algo y fotógrafos para inmortalizar el bonito día de ciclismo femenino, así que, vamos muy contentas y tranquilas.

Pasan los kilómetros y entre alguna parada que otra para completamos la primera parte del recorrido, preciosas vistas que tiene el puerto elegido.

Un buen avituallamiento nos esperaba, en la bajada con refrescos, agua, fruta y barritas en una especie de porche a la sombra y con sitio para sentarse, estábamos en la gloria!

Entre risas y anécdotas vamos esperando a todas las chicas.

“Buena temperatura” y buena compañía.

Llega la hora de la vuelta, practicamente todo bajada y llano, algún repecho que otro para disfrutar.

Por fin llegamos al punto de salida y allí nos íbamos encontrando los grupos a medida que íbamos llegando, Contentas y felices, nos contábamos la aventura.

Canyon nos esperaba en el stand con un pequeño avituallamiento y con el olor de una paella que sabíamos íbamos a devorar, y así fue, entre cerveza, refrescos y paella, nos recuperamos muy rápido.

Continuamos la experiencia con convivencia y sorteo de regalitos.

Gracias a las marcas por apoyar así el ciclismo femenino, esa parte del ciclismo que es divertirse, convivir y rodar juntas viviendo esa pasión que nos mueve y nos une.

Gracias Rapha! Gracias Canyon!

Sin duda una experiencia para repetir.

¿Te apuntas a la próxima? 

🚴‍♀️❤️Soy Mujer Ciclista ❤️🚴‍♀️

Almudena Vigilante de Seguridad y Mujer Ciclista

Almudena 55 años, todos los días se sube a su bicicleta y recorre las calles de Madrid.

Por lo que te conozco eres una gran mujer ciclista, cuéntanos un poco tu historia con las dos ruedas

Desde pequeña  he montado en bici, mis principios fueron como muchos niños, montando con mis hermanos y después con mis amigos.

Pero, pasan los años y con ser madre, trabajar y tener una pareja muy controladora, dejé de montar, solo cogía la bicicleta para salidas al parque con mis niños, con una BH de la época del jurásico.

Y ahora aquí estoy a mis casi 55 años montando cada día, haciendo muchos kms al mes y disfrutando cada vez más.

¿Como surge es ese cambio? ¿De salidas esporádicas a no bajarte de la bici?

En medio de una baja por depresión, medicada y con un montón de kilos de más debido a ello, decido comprarme una bici de MTB para pasear por Madrid ya que acababa de mudarme de Fuenlabrada y estaban terminando Madrid Río.

Empezé a rodar con ella y en poco tiempo mi depresión empezó a desaparecer,  es entonces cuando decidí que además la usaría para ir a trabajar (soy V. S. en Torrespaña) así que me armé de valor y empecé a callejear por los Madriles para ver cuánto tardaba en ir al trabajo con ella, por donde ir mejor y encontrar menos tráfico. Tanto me gusta esta forma de transporte que mis desplazamientos urbanos cada vez se alargan más y voy usando menos el coche.

Además hace un par de años empecé a salir con gente que usa bici de carretera pero yo iba con mi mtb.

Eso de salir fuera de Madrid y hacer cicloturismo me encanta pero no podía seguir el ritmo de carretera con mi bici así que decidí comprarme una de carretera y en las Navidades del 2016 me la autoregalé.

¿Que te aporta el ciclismo?

Si ya el ciclismo urbano me ayudaba a sentirme mejor, a desconectar del trabajo y a llegar a casa con un cansancio “más sano” y a dormir mejor, el ciclismo de carretera me aporta mucho más: una sensación de libertad indescriptible, el disfrute de los paisajes, de los pueblitos por donde pasas, las conversaciones con la grupeta cuando salgo con gente, el hablar a veces con desconocidos que te encuentras pedaleando,  los finales de ruta con cambio de impresiones acompañadas de unas cervecitas, y sobretodo el olvidarme durante unas horas de todos mis problemas del día a día, porque el mundo desde la bici, se ve de otra manera.

Así que aquí estoy cada día más enganchada a este deporte que no deja de darme buenos momentos.

¿Que le dirías a las mujeres para que se animen a probar la bicicleta?

Les diría que la bici aporta tanto bien físico y mental que aún en días en los que se sufre con la lluvia, el viento o el calor pedalear sigue siendo un placer porque el ciclismo es un poco como la vida misma ” seguir siempre hacia adelante intentado superar tus miedos y dificultades’ y es que muchas veces he salido con mis demonios dentro y he vuelto con paz en el corazón…..

¿Que es para ti ser mujer ciclista?

Para mi ser mujer ciclista es una manera de vivir, mucho más allá que el practicar deporte, es disfrutar de la sensación de libertad, es una forma de retarme a mi misma y conseguir superarme y lograr sueños como la gran fondo Iberica, a entre otras.

Etapa 7 Gaes Pilgrim Race

Chantada-Santiago última etapa de experiencia otros 100km con 2200+

La experiencia se acaba, y algo en mi no está como los demás días, como ya os conté ayer, adelantaban las horas de salida, la idea es que lleguemos lo antes posible a Santiago para disfrutar de la fiesta final.

Además el desayuno es en un hotel, y hay que ir en bus, se nos complica la cosa si queremos salir pronto, así que decidimos salir a las 7 sin desayunar y de ahí, ir a por el desayuno.

Bien, así hacemos, de bólido como todos los días, la verdad que la sensación que tengo es de no tener tiempo de nada, por las mañanas a oscuras ve organizando la tienda, deshincha colchoneta, meterla bien en su bolsa, tiene que quedar todo perfecto para el traslado de tu mochila.

Me cambio en la tienda ya que los vestuarios están un poco lejos, así de bien lo hice que llevaba la interior del revés, fui a recoger la ropa que había tendido el día de antes y estaba toda empapada, me toca meterla entre una toalla bien puesto para que vaya secando y no me moje toda la mochila, la humedad que hay en Galicia es impresiónate.

Hoy la salida tampoco la tenemos en el campamento si no en el centro del pueblo, hay unos 8minutos en bici.

Cuando se acercan las 6:50 y me subo a la bici me doy cuenta que no he cogido guantes, mierda! Ya no puedo volver a por la mochila y buscarlos ya que perdería más de 10minutos.

Llegamos corriendo ya con la pulsaciones altas a la salida y apenas en dos minutos salimos, hoy la melodía era diferente, sonaba a peregrino, enseguida nos llenamos de emoción.

Bien, salida cómoda, vamos a buscar el restaurante pero como siempre pasa cuando el grupo es grande, al final no nos ponemos de acuerdo y acabamos en el camino, Sílvia la pobre muriendo de hambre, Patri bromeando con el entreno en ayunas, yo muerta de hambre también pero no digo nada. Rezando de ver un bar, obvio que en el camino va a ser difícil.

Llevamos unos 40 minutos rodando y pasamos por un pueblo unas casas aquí, otras allí y zas! Aparece un cartel de bar, parece cerrado, pero no es así, enseguida la dueña nos atiende, no tardan nada en llegar otro grupito y hacen lo mismo.

Heladas de frío y empapadas por la humedad que hacía, intentamos entrar en calor tomando algo calentito y comiendo unas tostadas con jamón.

Los ánimos por los suelos, las ganas pocas, pero nos hacemos el ánimo y salimos a la masacre que nos esperaba.

Todo para arriba aunque ya venía picando desde el comienzo de la etapa pero ahora eran pendientes largas y con mucho desnivel, tramos mal hormigonados, tramos con tierra, tramos que tenían grandes pendientes que hacían que mis lumbares se resintieran, y ya no os digo la rodilla, menos mal que tenía entre tramo y tramo pequeños descansos necesarios pero aún así se hizo realmente duro, en la cima, el avituallamiento. Soy la primera en coronar de mi grupo y allí estaba Clara que andaba esperando a Olga que iba unos metros delante de mí. cuando recuperé el aliento, me puse a comer fruta y beber mientras esperaba al resto, una vez todas arriba comienza la bajada, una bajada rápida, ancha y con unas vistas espectaculares.

Para obligada para foto:

Seguimos bajando pero ahora ya es un poco llano, bajada, algo de subida pero suave.

En lo alto la niebla se hace notar pero hora ya sabemos que el terreno es un rompepiernas.

Con calma vamos avanzando, un tramo nos lo saltamos sin darnos cuenta y es cuando cogemos carretera, ya no sabemos cómo entrar de nuevo y para evitar perdernos vamos recalculando ruta para llegar al segundo avituallamiento, el cansancio se apodera de nosotras, aire en la carretera y eso machaca bastante, por fin encontramos el avituallamiento y allí nos vamos encontrando con gente que iba por delante de nosotros, habíamos acortado por carretera por lo visto, comenzamos de nuevo y las vistas por el camino son preciosas. Nos van sacando a la carretera por pocos metros y metiendo de nuevo en el camino, intentando no saltarnos ninguna flecha, pero se hace engorroso porque en cada tramo de carretera nos toca cambiar de carril para en tan solo unos metros volver a cruzar la carretera. En una de las entradas Sílvia y yo, vamos adelantadas y ya por el camino nos damos cuenta que no viene el resto del grupo, nos paramos a esperar en eso pasan Clara y Olga y nos comentan que les habían visto tirar para abajo que no veían detrás, así que Sílvia y yo intentamos seguirlas y continuar sin esperarles porque ahora si iba a ser imposible encontrarse. Remarcar que era precioso todo cuanto se vía, y que aguantamos muy poco detrás de ellas, aunque ni nos planteamos intentar seguirlas. Esperamos a que pase un grupito al que unirnos, poco tiempo pasa cuando aparece y nos vamos detrás de ellos.

La historia se va complicando con el calor y el sube y baja constante, el dolor de lumbar, de rodilla y el agotamiento hacen que mi cabeza tenga que estar en lucha constante para continuar, es la última etapa Lore, ¡vamos! Eso me repetía una y otra vez.

Por fin llegamos al tercer avituallamiento y tras comer y beber nos dicen que en 22km estábamos en Santiago. Eso nos anima, , el grupito con el íbamos se lo toman con calma, había una furgoneta con bebida y comida al parecer de familiares de alguno de ellos y pintaba que se iban a quedar bastante rato. Aprovechando que dos de las participantes salían, Sílvia y yo les preguntamos si les importaba que fuésemos con ellas y nos dicen que encantadas, así que eso hicimos, suelen llevar buen ritmo y aunque no habíamos hablado con ellas anteriormente más que los saludos al cruzarnos, no les importó, empezamos el último tramo Sílvia tirando y yo evitando que se descuelgue una de ellas, pero el calor estaba pasando factura y también estaban agotadas del sube y baja continuo. La cabeza ya está haciendo un máster desde esta mañana y yo solo quiero llegar, probablemente sea el peor día de todos, no por el recorrido, si no por el cansancio acumulado, por el sube y baja continuo que me tienen las piernas como el acero, por el cambio tan grande de temperatura sufrido desde por la mañana, del frío tiritando, al calor infernal, del dolor de lumbares cada vez que la pendiente sube del 13% y que por más que estén mejor las rozaduras del sillín se hacen notar.

Vamos viendo cómo los km pasan más lentos de lo que esperábamos, los últimos km una auténtica ratonera, giro aquí, rampa allí, ahora giro de nuevo y luego otra vez y vas viendo que si en el primer giro hubieses ido recto al final te habrías ahorrado 3km con rampas del carajo.

Y así tras una bajada chula entramos en Santiago, una calle, un giro, otra bajada y sin más, una eterna subida que solo de verla dolía.

“Venga es lo último grito”

Una sonrisa se dibuja en nuestra cara, Sílvia y yo nos chocamos las manos y entramos juntas en la plaza de la catedral.

Emoción, Paz, Alegría y Tristeza un cocktail de emociones que me hacen romper a llorar.

Vamos a tomar una cerveza que nos la hemos ganado Rubia! Dice Sílvia. Nos fundimos en un abrazo y allá que vamos a por esa merecida cerveza.

Todavía queda subir a Monte do Gozo donde tenemos una fiesta de despedida. “Imaginad las ganas de volver a subirte a la bici”

Allí recogemos nuestra medalla de Finisher de la “Gaes Pilgrim Race”

Fiesta de despedida, con entrega de premios y agradecimientos.

Muchas de las chicas con sus familias que habían venido para verlas llegar a Santiago y entre Pilgrim y Pilgrim (cerveza) nos vamos despidiendo, un sabor agridulce, es el que en esos momentos tenemos.

Clara, Olga y yo nos bajamos para el apartahotel que tenemos para esta última noche, llegamos nos damos una ducha y cómo de costumbre, sin así tiempo de nada, bajamos a dar una vuelta por la zona céntrica y cenar, mientras cenamos llega Ana que también se queda a dormir con nosotras y así mañana coger el tren de vuelta a madrid.

Santiago de noche está casi más bonito quede día.

Un paseo y a descansar.

Me quedo con la experiencia, el sufrimiento de la superación y todas esas personas con las que he rodado y compartido la experiencia y me llevo grandes amiga que estoy segura volveré a coincidir con las dos ruedas.

Agradecer a Gaes-Coviran por la oportunidad.

A Sixs2 por lo bien equipada que me llevaron.

A No-oN por toda esa gama de calcetines molones.

🚴‍♀️❤️Soy Mujer Ciclista ❤️🚴‍♀️

6 Etapa Gaes Pilgrim Race

Villamartín-Chantada 99km y un sube y baja contante, etapa dura, donde la cabeza ha tenido que trabajar mucho

Nos levantamos muchas ganas pero con las piernas duras como piedras, eso hace que al dar los primeros pasos piense en que voy a sufrir bastante

Sexto día consecutivo y tras la etapa de ayer que me dejó bastante cansada los ánimos no son como me gustarían, en mente lo dura que son las siguientes y que hay que mantenerse fuerte.

Ritual de todas las mañanas, se despierta el campamento antes de que suene la alarma, la sensación es de no haber dormido nada y eso se que no es nada bueno, espero a que Ana se despierte para moverme, le doy los buenos días y algo para el vestuario.

Mis piernas son piedras y el dolor de rodilla se hace notar nada más moverme. La idea era salir a las 7:30 pero algo sucedió con los cables y batería que no tenía cargado ni móvil ni gps.

Lo primero es llevarlo todo al punto de carga, algo le sucede al cable que no funciona, le pido a la primera compañera que va a recoger su dispositivo que me preste el cable para poder cargarlo. Dejo ambos dispositivos cargando y me voy a continuar con todo el ritual mañanero.

Hay que recoger todo, vestirse, desayunar, pasar por enfermería y por los fisios.

Me veo con las chicas y van igual de mal de tiempo que yo, así que todas decidimos salir a las 8:30. Una vez con la bici vamos al arco de salida y con risas y miedo listas para afrontar la penúltima etapa. Todo empieza para arriba, eso hace que las piernas se quejen pero nos lo tomamos con humor, mientras vamos siguiendo el Track entramos en una subida que empieza a sentirse verdaderamente dura, y notarse el suelo bastante húmedo, cosa que hace que no agarre la rueda y toque poner pie en el suelo, mucha humedad ya que hay un río cerca, piedras enormes imposibles de subir montado en la bici y toca cargar con ella, varios resbalones y muy incomoda se hace esa subida, bichitos voladores que no te dejan en paz y varias picaduras, solo quería salir de ahí.

Ya casi llegando al final parece que el terreno cambia un poco y aunque tiene bastante pendiente me subo y acabo montada en ella. Una vez arriba vemos a dos paisanos y nos dicen que como hemos subido por ahí, que nuestros amigos habían ido por la carretera, ¡¡bien!! Hemos perdido mucho tiempo que además no sabemos ni la distancia ni la altitud que hemos pasado porque el garmin con el autopause no marcó nada ya que íbamos muy lentos Empezamos a subir por la carretera que nos decían los paisanos y bueno es bastante más llevadero, como siempre de risas y listas para un selfie. Seguimos avanzando, las vistas son preciosas.

Entramos en una zona de casas encantadas y nos perdemos entre ellas, vamos buscando por el track y las señales, una vez localizada la ruta continuamos, hoy no tenemos aire y la temperatura no está mal, grisáceo y húmedo pero se mantiene bien. Zonas con mucho árbol que te dan sombra y te hacen las vistas preciosas, algunas bajada resbaladiza con un terreno oscuro y alguna de bajada de piedras que daban vértigo verlas. Hemos tenido de todo, pero sobre todo un sube y baja continuo. Patri necesitó parar en un par ocasiones, no se sentía bien del todo, bebía y comía algo mientras le daba unas cápsulas de sub9 que la hacían sentirse mejor. Llegamos al primer avituallamiento, comemos, reponemos bebida y continuamos. Pueblos con mucho encanto es lo que cruzamos, llegamos a Monforte y buscando el Segundo avituallamiento vemos una especie de castillo, estaba en lo alto, si, pero valía la pena subir y eso hicimos, durante el camino nos encontramos con gente que se vino con nosotras. De ahí bajamos al avituallamiento, pero la verdad que estábamos un poco cansados de tomar fruta y decidimos ir a un bar a comernos un bocata. Tras la comida continuamos, sabemos que es un sube y baja continuo y que hay que hacerlo. Lo cierto es que se hace largo y el calor aprieta cada vez más, pasando por lugares especiales de esos que estoy segura que no olvidare jamás intentando llevarlo de la mejor manera posible Llegando ya al tercer avituallamiento hay una bajada, empieza bien, un poco de vértigo de ver lo alto que estamos y que hay que bajar haya el río. Voy detrás de Patri y Sílvia ambas bajan muy bien, se embalan y yo noto como la rueda me patina con el freno, Mireia va detrás y le aviso de que me tengo que parar, freno y ella casi me da, lo siento Mire le digo asustada. Ella va con una bici doble y esas bajadas se notan diferentes.Una vez pongo el pie ya me toca bajar andando, se me hace eterna porque además es muy larga y no veo el momento de subirme a la bici, piedras que resbalan y en plan escalón, casi me resbalo con la calas y en una de ellas caigo de culo y me clavo la bici en el lateral. Llegando al final el terreno es favorable y puedo subirme a la bici allí me están esperando para grabarme.

Ya en en tercer avituallamiento, bonito no, lo siguiente, desde arriba no se veía lo bonito que se ve desde abajo

Seis km de subida pero en dos hay una bodega y nos tienen prepara una pequeña fiesta.

Las vistas desde la terraza de la bodega, vino, empanada, galletitas saladas nos esperaba allí.

Una vez disfrutamos de la sorpresa que nos tenían, subimos a las bicis y a continuar.

Ya hay ganas de llegar y por fin… Chantada.

Entramos en el campamento, con el recibimiento de costumbre y al ritual de llegada, saludar, pedir hora para masaje, ir a la tienda para prepararlo todo, tomar el recuperador, ducha, lavar ropa y ahora si.. convivir con l@s compañeras, es el último día de campamento y empieza a notarse las ganas de llegar a Santiago y la pena de que se acabe.

Tras el masaje toca subir a una autobús para la cena, hoy tocaba carnaca, último día del catering, en definitiva, despedidas.

Una vez cenadas llega la hora de volver al campamento a preparar todo para la última etapa, mañana la hora de salida es a las 7.

Todo listo y preparado y solo toca descansar para la última etapa.

La llegada a Santiago

🚴‍♀️❤️Soy Mujer Ciclista ❤️🚴‍♀️

Etapa 5 Gaes Pilgrim Race

Etapa de convivencia, empieza la experiencia y lo realmente duro

Astorga-Villamartin 114km 2200+

Hoy el campamento se despierta más pronto que de costumbre, ayer se incorporaron nuevos Pilgrim y hoy hacen su primera etapa, también hubieron algunos que nos dejaron y eso nos entristecía. La hora de salida también había sido modificada de las 9 a la que estábamos acostumbrados a partir de hoy, se sale o a las 7:30 o a las 8:30, con lo que el campamento madrugaba más que el resto de los días. Nosotras habíamos decidido salir a las 8:30, pero eso llevaba un inconveniente, y es que todo se retrasaba y éramos el segundo turno para todo, en el desayuno ya no quedaba de todo, los baños estaba colapsados y enfermería también con lo que tocaba ir cuando ya habían salido el resto y eso hacía que fuésemos con la hora pegada al culo. Una vez recogido todo, arreglado, visitado al médico y a los fisios.

Dejo mochila en su lugar y voy volada a buscar la bici, lleno bidones y me pongo en la cola de salida, no veo a ninguna de mis chicas, ya a punto de llamarlas veo a Mire que viene con la bici.

Dan la salida y salgo con el grupo echando la mirada atrás para ir buscándolas, pasan los metros y los minutos y no aparecen, estoy por pararme y llamarlas, pero había visto a Mireia, estaba segura que vendrían, me descuelgo del grupo y me quedo atrás, salimos de las calles de Astorga y aparecen.

Bien, empezamos dando caña y adelantamos a unos pocos, allá que vamos sumando km, sabemos que la etapa de hoy es bastante dura y bonita y lo que más nos apetece es parar a tomar un café de los buenos, poco a poco se van uniendo chicas al grupo, Anabel y Bea, ya no sólo estamos los ciclistas, si no que ahora compartimos camino con los peregrinos andantes, cuando nos cruzamos con alguno decimos: Buen camino! Y así nos contestan ellos también.

Hoy se hace duro tirar del grupo, las sensaciones no son demasiado buenas, tengo las piernas súper duras y además hay viento en contra, eso hace complicado tirar y desgasta en exceso, además sobre el km 12 mi cambio empieza a fallar y no sube a plato, eso hace más complicado tirar en el llano, tras un rato intentando cambiarlo nos adelanta Manu, un Staf y le digo que si sabría mirar que le pasa a mi cambio, me dice que si y paro, les digo a las chicas que tiren que ahora les pillaba.

Manu me ajusta el cambio y ahora ya sube y baja bien, nos ponemos en marcha y las chicas le dicen que se venga con nosotras por si necesitamos mecanico.

Ahí que vamos con el y más chicas que unen, en todo momento tenemos en cabeza el tomar un café y cuando vemos un bar con terraza que nos gusta decidimos parar,

Manu se había adelantado y le hacemos una señal de que vamos a parar, el se da la vuelta y entonces le decimos que tire si quiere que a nosotras nos apetece un café, el dice que se queda a tomarse uno con nosotras.

Seguimos tras el café y la tertulia, hoy nos lo estamos tomando con calma,

Llegamos a la subida grande, desde que habíamos salido picaba todo hacia arriba y además con viento, así que se estaba haciendo complicado el camino, ¿lo mejor? Los parajes, todo lo que se respiraba

Empezamos la subida de verdad como decía Manu, algo técnico que toca bajarse de la bici, no todas nos bajamos pero yo si.

Luego seguimos por campo y ya casi al final por carretera, lo sé, es mtb pero ahí me sentía muy cómoda, de hecho iba subiendo sin enterarme, he de decir a mi favor que la ruta estaba marcada por carretera aunque la intención que llevábamos era de hacerla por el campo, frío es lo que sentimos en la subida, eso nos hace pensar que la bajada va a ser peor.

Llegamos arriba y allí está el avituallamiento, es genial ya habían ganas, nos tapamos, comemos, reponemos y para abajo.

Preciosa y rápida bajada que tenemos por delante, creo que es la parte que más disfruté de la ruta. Con pequeños repechos que te venían genial para dar un poco de calor a la piernas y unas vistas preciosas de las que no tengo foto porque tenia las manos heladas.

Llegamos a Molinaseca y allí Patri quiere tomarse una Birra, así que allá vamos

Tras un rato de risas y alguna cerveza, yo me tomé un café, seguimos la ruta.

Un sube y baja constante, es un rompepiernas, estamos buscando el siguiente avituallamiento, pero en el punto donde creíamos que estaba no está, Bea tras estar unos km pasados propone parar y comer algo de lo que llevamos ya que tiene hambre, vamos por el campo ya y es difícil encontrar un bar o agua.

Llega una bajadita molona y encontramos un tramo que va por carretera, allí nos paramos ya que faltan por llegar, es raro, llevamos rato y no han llegado.

Comentan cuando llegan que habían visto una fuente y habían repuesto agua, algún cambio debimos de hacer y la sensación de el track me dice fuera de ruta y no se por donde seguir nos desesperó un poco, seguimos con la combinación campo-carretera, algunas rampas en campo cabronas algún pedrolo que hubo que arrastrar bici para avanzar, pero bien.

Sin más en un tramo vemos a gente de la organización, había un punto de avituallamiento, no marcado (cambios de última hora) que no nos habíamos enterado.

Ya llevamos 80km así que había ganas, aunque ya estábamos pensando en parar a comer y eso hacemos, buscar un restaurante donde comer tranquilamente, tras ello y dilatando la comida y la tertulia nos volvemos a poner en marcha, queda un avituallamiento por encontrar y unos 18km de camino repechado por delante, pocas ganas hay ya de dar pedales después de la parada que hicimos, pero allá que vamos.

Empiezo a no exonerarme muy bien, demasiado aire que nos ha desgastado más que menos y eso hace que mis piernas estén como muy duras, la espalda empieza a molestar también y la cabeza ya solo está deseando llegar.

En esos momentos lo que menos miro es la ruta, solo quiero llegar y ducharme

y tras unos largos 18km, por fin llegamos al campamento.

Ahora todo a prisa ya que es tarde, bastante tarde, hora para el masaje, dúchese, lavar ropa, preparar cama etc…

Hoy tenemos fiesta en el campamento, paellas y Queimada Gallega.

Tras todo ello y un anochecer fresco me voy a la cama a descansar.

Poco tiempo hoy para mi y eso me hace plantearme que mañana no hay paradas más que las necesarias.

Así despedimos el día.

🚴‍♀️❤️Soy Mujer Ciclista ❤️🚴‍♀️

Etapa 4 Gaes Pilgrim Race

Medina de Rioseco-Sahagún 65km

Etapa donde tocó tirar y apoyar a las compis, el tío del mazo se hizo con Patrícia y Loreto.

6 de la mañana, suena el despertador, hoy tampoco se escucha nada en el campamento, el cansancio se apodera de los Peregrinos.

Espero a que Ana se despierte y comenzamos a recoger todo y preparar la mochila que utilizaremos en Sahagún.

Yolanda había comentado que a las 6:45 en el campo de fútbol se haría el saludo al sol, así que Ana y yo nos damos prisa para tenerlo todo listo para entonces.

Un poco de Yoga para empezar el día al sonido de los pájaros.

Nada más acabar nos sentamos a desayunar, desayuno rápido ya que he de ir a enfermería, unas rozaduras del culotte me estaban molestando bastante y en la etapa de ayer fue una autentica tortura.

Tras la cura, directa a vestirme y prepararme para la 4 Etapa.

Mochilas en su sitio y ya con bici en mano empezamos a reunirnos en la zona de salida.

La salida

Suena la música y zas… todos en marcha, empezamos rápido y cuando me doy cuenta solo tengo a Mireia localizada, ¡¡¡vamos!!! le digo, creo que Laura está delante.

Allá que vamos la dos, adelantando gente, intentando coger al grupito grande que hay delante mientras buscamos al resto de las chicas, voy preguntando a Mire, ¿cómo vas? Ella dice que no con la cabeza, y añade; mal! Le voy animando, mientras intento que no se descuelgue, una curva y en eso que oímos a Laura, ¡¡¡bien!!! Está con Patri, así que ya solo nos queda encontrar a Sílvia.

La etapa de hoy es una etapa rápida, muy llano todo y poco desnivel.

Por fin aparece Sílvia! Ya estamos todas, ahora a darle a la etapa, Sílvia me va haciendo señales de que tire, allá que vamos, en una de las que me giro me doy cuenta se han cortado dos de las chicas, bajo el ritmo para cogerlas y volvemos a meter caña, la idea es coger un grupito para no comernos todo el aire.

Pero algo pasa, no somos capaces de mantenernos, sigo tirando aunque bajamos un poco el ritmo, para evitar que ninguna sufra más de la cuenta o se vaya cortando. Llegamos al primer avituallamiento, Patri nos dice que no se encuentra bien, que sus piernas no van, le decimos que tranquila que coma y beba bien. Mientras Mireia que se había estado quejando de dolor de cabeza va al servicio médico y les pide un ibuprofeno, allí estamos un rato comiendo y esperando a que se recuperen.

En ese momento llegan Loreto, Victoria y Ramon al avituallamiento, les esperamos y salimos juntos, así Patri y Mire descansan un poco más.

Nos ponemos en marcha, vamos buscando buen ritmo ya que la etapa es muy rodadora, pero hoy no es el día de apretar ya que no estamos todas al 100%.

Van pasando los km y respetando el ritmo de la más débil aunque como campeonas intentan aguantar a rueda el ritmo todo lo que pueden, y a veces se cortan algunas y al no avisar nos damos cuenta tarde. Cuando eso sucede mientras esperamos que lleguen las rezagadas vamos haciendo fotos y vídeos.

Segundo avituallamiento, comemos, reponemos y cuando estamos listas seguimos. La etapa de hoy no tenía más que llanura y llanura pero alguna estampa bonita hemos disfrutado.

Lo mejor del día, el compañerismo y el cómo nos ayudamos unas a otras

Ya en los últimos km, yendo el grupo unido y cogiendo un poco de ritmo al parecer tanto Patri cómo Mire se encontraban mucho mejor, pero Loreto no era capaz de mantener el ritmo cuando nos dimos cuenta estaba con Ramon bastante atrás, decidimos continuar y esperarles al final de la ruta en la entrada al pueblo, tras la bajada que viene y nos deja en Sahagún.

Cuando aparecen le damos gritos de ánimos a Loreto y le decimos que si se pensaba que iba a entrar sola, así que contentas y vitoreando juntas, entramos en meta..

Gran acogida que tenemos al entrar y cuando paramos vemos a Loreto emociones llorando, allí que vamos todas a abrazarla y decirle que es una campeona.

Aprovechando la música de animación nos ponemos a bailar y a celebrar que hoy el tío del mazo había llegado pero que no pudo con el equipo.

Una vez allí, la rutina diaria, dejar bici en el Mecanico, pedir hora para masaje y directas a la ducha y a lavar la ropa.

Una vez todo hecho nos cogimos una cervecita y nos fuimos al césped a descansar y esperar la hora de la comida.

En la etapa de hoy hacemos tiempo en Sahagún, recogemos la carta del peregrino y en autobús nos llevan a Astorga.

Improvisamos un tenderete para que se nos seque la ropa.

Tras el masaje y ver la rodilla tocada, me voy al césped a estirar, ayudo a estirar a Mire y luego intento estirar yo un poco, aunque van llegando las chicas al césped y comenzamos a contar cómo nos ha ido el día. hoy han habido bastantes caídas y hay historias que escuchar.

Ya dirección Astorga, con una buena siesta en el bus que nos damos la mayoría, son ya casi las ocho de la tarde y hay que organizar las tiendas, lo hacemos lo más rápido posible y al acabar voy al súper a comprar.

Cuando llego del súper comentan las chicas de cenar fuera del campamento hoy, a lo que acepto enseguida.

Nos vamos para la plaza y entramos en un restaurante, pedimos carne y brindamos por estos días y las nuevas amistades.

Ya de vuelta al campamento a preparar todo para mañana, pasada a ver a nuestros amigos los médicos y que nos den la pomada para las heridas del culotte y esperar que la fría noche nos deje descansar sin pasar mucho frío.

Mañana empiezan las etapas más duras, así que se palpan los nervios por ello.

🚴‍♀️❤️Soy Mujer Ciclista ❤️🚴‍♀️

Etapa 3 Gaes Pilgrim Race

Olmedo-Medina de Rioseco 99km

Etapa disfrutona, con subidas cortas y bajadas molonas

6 De la mañana y suena el despertador, hoy parece que en el campamento la gente no tiene prisa por levantarse, silencio sepulcral es lo que se palpa. Y al moverme noto como me duele todo el cuerpo.

Remoloneo hasta que Ana da señales de despertarse y se empieza a levantar el campamento… cremallera aquí, cremallera allí, voces por un lado y por otro.

Preparo la mochila con la ropa y el neceser para ir al baño y antes de salir de la tienda empiezo a recoger todo para el traslado de la maleta, deshinchar colchoneta, hacer Tetris con todo lo que llevo en la mochila, parece que cada día lleve más cosas.

6:45 salgo dirección baños y después a desayunar, allí me encuentro con Clara, Olga y Ana, las cuatro desayunando avena y kiwis, zumo y galletas de avena con el café. Vamos a las tiendas a terminar de recoger todo y terminar de prepararme

Las ganas de empezar la tercera etapa se palpan en el ambiente

Paso por los fisios para que me vean la rodilla y me ponen un kinesio de prevención para la etapa, cargamos bidones, dejamos mochila para su traslado y recogemos bicis para dirigirnos al punto de salida.

Ya estamos listas y empieza la melodía que anuncia que a segundos empieza todo.

Yehaaaa… allá que vamos, empezamos a buen ritmo, cómodo ya que los primeros km son neutralizados, miro a un lado y al otro y lea pregunto a las chicas ¿¿estamos?? Falta Laura!

Ostras, delante no estaba, seguro que nos busca ahora, en menos de un minuto se la oye venir.

Ya estamos todas, venga dale, dice Sílvia, vamos cogiendo velocidad y se va cortando el grupo, Sílvia intenta que nos mantengamos pero Patri no se encontraba muy bien y empezar así de rápido le está costando un poco, como podemos nos mantenemos pero al final nos quedamos en el primer corte.

Sílvia nos aprieta y me pone q tirar del grupo y ella va controlado y ayudando a que nos mantengamos, así empieza la etapa 3 de la Gaes Pilgrim Race.

Nos quedamos solas y allí estamos Sílvia y yo tirando, intentando coger a los que se iban cortando del grupo, aparecen Loreto y Ramón y mientras Loreto se queda atrás en la rueda de Patri, Ramón se pone a tirar del grupo, empezamos con relevos los tres, Sílvia, el y yo, Ramón nos dice que guardemos que va bien a ese ritmo, vamos avanzando y recogiendo a los que íbamos pillando, cuando nos queremos dar cuenta llevamos 20km y un montón de ciclistas enganchados al tren.

Un poco de arena aquí, otro poco allí, y ahí se va quedando el grupo con menos gente, en ese momento veo a un ciclista que me es familiar y al ver la equipación de Oakley grito… Oakley Team!!!

Es Chechu!!! Chechu y yo participamos en el Oakley Team Quebrantahuesos 2014, junto a Sergio y Borja y desde entonces guardamos una buena amistad.

¡Imaginar la alegría que me dio verle!

Pues me cuenta que sabiendo que pasaba cerca de su tierra que había decidido venir y acompañarnos un poco, así que se unió a nuestro grupo y no sólo eso, si no que estuvo contándonos por donde pasábamos y haciéndonos de guia.

La etapa de hoy era rápida, tenia repechos pero cortos, alguno cañero que te dejaba con las piernas temblando pero muy llevable.

Van pasando los km y voy notando como l rodilla molesta cuando modifico mi posición en el sillín para evitar el dolor de la rizadoras que tengo, se hace un poco insoportable y molesto, o me voy rozando o me da pinchazos la rodilla, mucho llano hay hoy y hay que estar bien sentada.

Segundo avituallamiento, comemos, reponemos y nos ponemos vaselina para hidratar un poco la zona, nos ponemos en marcha y a seguir.

Van pasando los km y el cansancio general también, mientras Ramón y Chechu están delante para protegernos del aire, vamos cogiendo velocidad, y de vez en cuando se queda alguna de las chicas, al grito bajo velocidad y cuando enganchan tiramos Sílvia y yo hasta alcanzarle.

Y así hasta el tercer avituallamiento, donde tienen que mirar a Patri su rodilla y ponerle crema para que continúe.

Ya queda nada, un par de repechos, dos bajadas y un llano hasta Medina de Rioseco.

Lo que esperábamos como subidita resulta ser una tacha.. hay Dios!!! Que creía que tenía que bajarme de la bici.

Bien.. ya sabemos que estamos llegando pero cierto es que cuesta mantener a todo el grupo a “buen ritmo” vamos tirando y ayudando cuando hace falta y por fin vemos 1km Finish!!!

Empezamos a gritar:

Ya está chicas!!! Buen trabajo!!! Tres a la Saca!!

Y Patri grita: Venga el palo!

Allá que sale Sílvia atacando, Ramón, yo… unas risas buenas antes de llegar a la meta…

“Parece que la fuerzas llegan cuando ves el final”

Vemos el punto de fin de etapa y nos juntamos para entrar juntos..

Con gritos de emoción, levantando el puño y una gran sonrisa en la cara.

Llegada al Campamento

Tenemos que cruzar el pueblo para llegar al campamento.

Allí nos están esperando con el avituallamiento final, hoy tocaba a parte del Recovery y los chupachups fiesta, hoy teníamos cerveza Pilgrim.

Puntazo para la organización

La tarde-noche

Trasla llegada sentadas al césped tomando esa cervecita Pilgrim, dejo a las chicas con ella y voy al campamento, a tomar el recovery, una llamada de teléfono me entretiene y en vez de volver con las chicas, me empiezo a preparar todo para la ducha y lavar la ropa, cuando ya tengo todo tendido, miro el móvil y veo que me habían mandado un mensaje… mierda! Me había olvidado, voy en su búsqueda y ya estaban llegando al campamento. Quedamos en el comedor en unos minutos para comer juntas, entre risas y analizando la etapa del día se nos pasa volando la comida.

Tras la comida me pongo a organizar la tienda, hinchar colchón y dejar organizado toda la maleta.

Hoy tenemos piscina, aunque no me apetece nada ponerme al sol, Laura y yo vamos a tomar un helado, en eso se nos unen el resto de las chicas.

Se acerca la hora del fisio y estoy que me caigo de sueño, marcho para la tienda a ver si soy capaz de dormir 20′ aunque sea, pero es imposible entre unas cosas y otras, tras el fisio y la preocupación de que mañana la rodilla vaya correctamente y no haya dolor

Pasamos la tarde entre risas y por la noche la cenaca que nos tenían preparada,

Tras una buena tertulia, a descansar.

Mañana más…