Algarve Bike Challenge

¡A veces los retos empiezan sin pensarlo, y este empezó con un; venga va.. a Laura, ¿vamos entonces? Y un posterior WhatsApp diciendo; Bea también viene, que la he liado, así que, una de Mixtos..

Directas a lo que sería nuestra primera Algarve Bike Challenge.

Todo organizándose en la mente, el resto, en marcha con el apoyo de grandes profesionales, pues contaba con José Acosta, con la planificación Cool health Club, con la Nutrición, Coach y Fisioterapia, así que, solo quedaba ponernos en marcha.

El trabajo impedía cumplir algunos entrenos y llevar al 100% el plan nutricional, hacía lo que podía y aún así en cada visita a la Nutricionista, se veían las mejoras, en los entrenos me encontraba mejor y mis dolores de cuello y hombro mejoraban a pasos agigantados con el nuevo tratamiento. 

No voy a negar que me sentía con miedo y sobre todo por las partes técnicas de la carrera y por ese Prólogo, me habían hablado de sus escaleras adoquinadas.

Sabía que no podía cagarla en el prólogo, porque una caída ahí podían fastidiarlo todo.

El Gran Día

Viernes de madrugada suena el despertador y tras cargar todo en el coche voy a dar mis clases matutinas de los viernes, Ciclo y Funcional.

9:30 directos a Portugal; Muchas horas de coche que al pasar se va creando ese gusanillo de nervios, una carrera importante y bastante dura, aunque lo que más me preocupaba era la parte técnica y que realmente no había hecho todo lo que me habían mandado, por falta de tiempo, con lo que, en esos momentos me llega el canguele.

¡Por fin! Cruzamos la frontera y entramos en tierras portuguesas.

Dejamos todo en el hotel y a por los dorsales, comemos algo, y es que el tiempo ahora, pasa volando, el Prólogo empieza  a las 19 y había que reconocer el circuito.

Escaleras y adoquines nos esperan.

Traje de luces y nos dirigimos a la plaza a encontrarnos con nuestros amigos de la Fundación Josepe Carreras, pedaladas solidarias teníamos por delante.

Tras la primera vuelta de reconocimiento me entra el miedo, aquí la peña te pide paso en sitios que no puedes darlos y yo que soy una cagona, solo hacía que agobiarme. 

Otra vuelta de reconocimiento para memorizar un poco el circuito y tener claro en que puntos hay que ir con más cuidado.

Minutos antes de nuestra salida aquí estamos, contentas e ilusionadas, solo queda esperar que llegue nuestra hora.

Empieza la función

Tic.. Tac.. cuenta atrás y zas.. a fuego, automáticamente pulsaciones a mil, casi sin respirar intento seguir a mi compañero, vamos, venga, vamos! me va gritando. Mientras se gira para comprobar que voy detrás; Cuidado aquí! Viene subida! me marca, yo voy contestando como puedo.

Apenas había pasado una hora de cuando hicimos el reconocimiento y el adoquinado estaba como resbaladizo, había que ir con más cuidado, intento seguirle aunque me cuesta la vida.

Y así.. últimas escaleras en las que una gran sonrisa aparece en mi cara y fin!

Dios! Que estrés en tan solo 3km

Sonrío en la llegada, ha ocurrido todo sin ningún incidente y eso me gusta, y tras la enhorabuena de mi compi, empiezo a pensar en la etapa de mañana.

Bea y Laura también están muy contentas, y ya nos entran las prisas, ducha, cena y a descansar.

Etapa 2

Suena el despertador y al abrir los ojos veo el sol asomando, precioso amanecer que me hace respirar profundo y calma los nervios.

Desayunar, terminar de prepararse, coger bici y al cajón de salida, poco para pensar.

Laura ha llegado antes y se pone delante en El Cajon, Bea y yo nos quedamos detrás, nuestros compis oyéndonos hablar que si esto que su aquello, que si una foto… creo que estaban pensando algo así como “la que nos espera

Empieza la acción

Salida bastante rápida, pulsaciones altas y nervios a mil..

Tras unos km de carretera, empieza el camino y la primera subida, uff, mis piernas me dicen que no, y yo les digo, venga va, comportaros que tenemos hoy una etapa dura, enseguida Bea sale disparada, la tía sube de lujo, veo a Laura y le grito, venga, venga y sigo subiendo intentando pillar a Bea, mientras Juan mi compi, al verme sofocada, me dice; con calma, con calma, que es largo y duro el día y así no acabarás..

Me relajo un poco y bajando el ritmo voy subiendo, el se adelanta y mientras voy soltando coñas a los participantes que me adelantan o los que adelanto.

Una pequeña bajada y empiezan los caminos a estrecharse, más subida y más bajada, aquí adelanto a Bea que en las bajadas se acojona bastante, menos mal si no, no la pillo en toda la carrera.

Me está pareciendo precioso, pese al estrés que me produce la mtb, las zonas técnicas, intentar seguir a mi compi y esquivar todo lo que hay en el camino a la vez, me da tiempo a disfrutar del paisaje. Sin más, ¡zas! al suelo, literalmente volé de la bici, todavía no se qué fue lo que pasó, sólo que estaba en el suelo en plancha, enseguida se acerca un chico a ayudarme a levantarme me río y me veo manchada de barro y varios golpes en las piernas, me voy a subir a la bici y aprovechando que delante había tapón y estaban pasando una zona con la bici a cuestas me repongo y con calma me acerco, mi compi que estaba delante y ya me vio levantándome, me dice, ¡Normal, vas como una loca! 

Aparece Bea y riéndome le digo; volé, se ríen todos y seguimos y cuando vuelven los senderos estrechos, un árbol, una piedra, una raíz y zas le doy a las dos cosas y vuelvo a salir volando contra el árbol, esta vez caigo de lado y todo el golpe se lo lleva el hombro, el brazo, la cadera, me encuentro tirada con media bici encima y el equipo que llevaba detrás, gritando caída, caída, me ayudan a levantarme y reponerme. Me subo a la bici, y sigo en busca de mi compi con ganas de ponerme a llorar, por fin le veo me estaba esperando, al ver que no le seguía.

Me he vuelo a caer dije, su cara era algo así como, no sé si reír o si darte darte un abrazo, optó por decirme, venga va, que no es nada… supongo que vio que la otra opción haría que me derrumbase.

La cabeza aquí empezó a jugar malas pasadas y no ir bien, sin más en cosas tontas ponía pie en el suelo, mientras luchaba con ella y me enfadaba conmigo misma veía como mi compi se desesperaba de verme tan torpe y acojonada, y cada vez me sentía más bloqueada; Esto tengo que trabajarlo con mi Coach, me repetía una y otra vez, mientras procuraba poner en práctica todo lo trabajado anteriormente con ella.

Van pasando los km. y puedo decir que apenas me enteré de nada más que intentar seguir sin caerme, ahí estaba como un robot controlando cuando comer, beber y luchando con mi mente, y mientras Juan me iba analizando y dando ánimos, al igual que andaba pendiente que no dejase de beber y comer e ir gastándome bromas para reaccionase.

Vuelvo a ver a Bea que andaba esperando a su compi, nos contamos como vamos, ahí les adelantamos y seguimos, me empiezo a encontrar mejor anímicamente, pero empiezo a sentir dolor en la espalda, las muñecas y el brazo.

Llegamos a un avituallamiento reponemos de todo, comemos y a seguir, ya sólo voy viendo el desnivel acumulado, descontando lo que va quedando y me voy animando con eso, Vamos Lore, sólo quedan 400, sólo quedan 200 y 15km, me voy diciendo. Juan ya empieza a hacer terapia, aunque sus ganas de llegar se notan, y eso me hace sentir mal, le digo que lo siento, y aunque me dice; no pasa nada, que siga así, no me animo demasiado.

Por fin, 5km, vemos algo de carretera, vuelta a los caminos y; ¿pero esto qué es? Más piedras y pendiente.

¡Al fin! 2km. y sí, ya se ve Tavira y el ambiente de la carrera..

Entramos en meta y a pesar de estar contenta de haberlo conseguido, sólo tenía ganas de llorar

Etapa 2 . 89km con 2100+

Escribo a las chicas para ver como van y Laura nos cuenta que tuvo que retirarse en el km 20 al encontrarse mal, una baja que no esperábamos y sólo deseábamos que se recuperase.

Lavar bicis y al hotel, en esos momentos no tengo hambre, sólo quiero tomar mi recuperador y ducharme.

Barro, y más barro, había en mi cuerpo y necesitaba sentirme limpia.

Fue ahí, bajo el agua, cuando salió todo a la luz, empiezo a reírme y casi llorar, ¡estaba hecha un Cristo! hematomas por todas partes: piernas, cadera, muslos, brazo…

Tras la ducha a descansar, mientras aparece el hambre, compex y más tarde bajar a cenar, pasaban las horas y reventada de los golpes me encontraba.

Sólo pensaba en la etapa de mañana…

Etapa 3

Mismo ritual, si algo recuerdo era abrir los ojos y ver ese amanecer tan relajante, pongo música y a prepararse.

Desayuno, terminar de prepararse y al lío…

La verdad que no me encuentro muy católica, dolor de muñecas, espalda y hombro, lo comento pero no quiero ser pesada, era un cúmulo de todo.

Me dice mi compi, hoy empieza con calma que lo que nos espera es tela..

El ambiente en la salida es más tranquilo, los riders están cansados de ayer y saben lo que hoy tenemos por delante, así que será fácil hacerlo.

Dan la salida y así lo hago, empiezo poco a poco, de menos a más intentando no excederme con las pulsaciones.

Empieza enseguida todo para arriba, las piernas no responden mal, pero hoy hace bastante calor y empiezo a notar enseguida que necesito beber más de lo habitual, voy intentado comer pero el cuerpo me pide más y más líquido, siento las muñecas doloridas, intento centrarme en las piedras, pedrolos, raíces, y largos senderos súper estrechos.

Siguiendo la estela de mi compi, que en las subidas sube con Bea y yo subo con Iván, y ya en las bajadas les engancho, disfrutado de los paisajes, y sintiendo la dureza del día en todo mi cuerpo, contado mucho lo que como y cuando lo como, siguiendo el plan y veo que pese a el esfuerzo, las horas, el calor, hacía mucho tiempo que no me sentía tan bien con el estómago.

“La importancia de saber qué y cuándo beber y comer, es tan importante como entrenar en etapas Maratón

Y más cuesta arriba, más sendero, los km. no pasan, un río por aquí, otro por allí, la verdad que con el calor solo me apetecía meterme en ellos así que buscaba la forma de salpicarme y mojarme los pies para refrigerar y refrescarme, estaba sufriendo tanto como disfrutando de lo bonita que es la prueba.

Ya a falta de 15 km. llegamos a un punto donde es imposible bajarlo en bici, ya agotada mentalmente voy bajando andando con la bici casi tirándome que por la cabeza me pasaba soltarla y que le diesen por el saco, pero a su vez pensaba, te queda nada y lo habrás conseguido, ¡vamos! Así que, cuando llegué abajo, le dije a mi compi, dame agua, y así casi bebiéndole todo el bidón, me subí a la bici y seguimos la marcha, risas por no llorar y me daba ánimos diciendo que lo estaba haciendo muy bien, que la etapa de hoy era muy, muy, dura y técnica y que estaba orgulloso de mí… y así pasaron los últimos km. Un tramo de carretera en el que me recompuse, me puse a rueda y tiramos con energía, ya tenía ganas de bloquear horquilla y relajar brazos, me dio la vida ese tramo, cuando nos dimos cuenta llevábamos un pelotón detrás, y ya, llegando al final, tuvimos trampa de la buena, que me tomé con mucha gracia, ya que sabía que era lo último.

Salimos a la carretera de nuevo y ya, viendo de nuevo Tavira, su adoquinado, el puente, el parque y ¡Meta!

¡¡Ahora sí!!

“Un abrazo enorme”

“Un Enhorabuena lo has hecho muy bien!”

Y yo, ganas de llorar, nos cuelgan la medalla de Finisher y ahora toca disfrutar de ello.

Veo a Bea muy contentas de haber luchado contra nuestros miedos y haberlo conseguido, apenadas porque Laura no pudo y esperando ansiosas una nueva aventura para compartir.

🏅Gracias a mi compi.

Sin ti, no lo habría conseguido.

¡GRACIAS!

🏅Gracias a José Acosta por esa planificación, me quedo con tu mensaje al darme la enhorabuena (me quedó Grabado) 🤣

🏅Gracias a Cool Health Club por cuidarme tan bien, Nutrición+Coach+Fisioterapia=🚴‍♀️🏅

🏅Gracias Recuperat-ion

🏅Gracias a Bye! Nutrition

🏅Gracias a la Fundación Josep Carreras contra la Leucemia.

❤️🚴‍♀️Soy Mujer Ciclista🚴‍♀️❤️

Anuncios

Sonia, Mujer Ciclista

Sonia, de paseos con una Mtb al Enduro, ahora, todo lo que le echen!!

Sonia, ¿Por qué el ciclismo?

Mi primer contacto con el ciclismo fue un poco por casualidad.

Siempre he hecho todo tipo de deportes, pero por estudios y trabajo llevaba un tiempo parada y con unos kilos de más. Así que probé con el boxeo, pero no me acabó de encajar.

Mi pareja me propuso mirar bicis de montaña pero quedé espantada con los precios. Finalmente hice un esfuerzo y compré mi primera mountainbike ,una ktm por poco más de 600 euros.

En mi primer paseo por el río de Valencia y sin saber cambiar de marchas, supe que aquello iría a más.

En apenas 6 meses hice mi primera marcha, a la que siguieron las del circuito Serranía de aquel año 2012.

Probé también el enduro y acabé comprando una Spicy. Las cortas tardes de invierno no permitían salir a rodar sola, y probé a calzarme unas zapatillas de running. Poco me duró porque enseguida lo combiné con la bici y la natación y de ahí salió mi primer triatlón. Pero es asfalto no es lo mío y cambié las zapatillas de running por las de trail. Pero tampoco… Todo esto en tan solo dos años.

Y ¿Por qué el ciclismo?

Porque ¡Disfruto más dando pedales!

¿Desde entonces no te has bajado de tu bicicleta?

No, en octubre de 2013 me caso y en noviembre me quedo embarazada. Aunque no me bajo de la bici hasta el día antes de dar a luz.

Tras el embarazo por circunstancias tardo casi 2 años en volver a salir con normalidad. El poco tiempo y la falta de  forma física eran la pescadilla que se mordía la cola: como no salía iba fatal, y como iba fatal no salía.

Poco a poco voy cogiendo forma y por fin vuelvo a disfrutar. Pero llega un momento horrible en mi vida que casi me hace abandonar la bici e incluso a mí misma. Aunque la historia da un giro de 360 grados y la bici se convierte en mi refugio.

Conozco a mi actual entrenador y vuelvo a las marchas, y ya si que no me vuelvo a bajar. Todo esto me lleva, en poco tiempo, envuelta en carreras UCI y por etapas.

Y este año mi debut en open XCM.

 ¿Qué significa para ti el ciclismo?

Para mi el ciclismo ha pasado de ser mi refugio, a mi forma de vida y pasión. Algunas personas dicen que es obsesión, pero yo no lo creo. Jeje…

 

¿Qué destacarías de él Sonia?

Destaco la libertad que me da, los lugares que he visitado, la conexión conmigo misma y con la montaña, que reconfortan y dan vidilla. Mi bici es mi terapia para los malos momentos, encontrarme mal anímicamente y salir a dar pedales es mi mejor medicina. La amistad e incluso el amor que he podido encontrar también gracias a este deporte.

 

 

¿Qué significa para ti ser mujer ciclista?

Siempre he estado metida en hobbies o deportes donde las mujeres somos minoría, pero no me importa lo más mínimo. Somos capaces, y al menos yo no busco ni pretendo la igualdad, ya que obviamente no somos iguales, lo que me gustaría es la igualdad de oportunidades. Y por otro lado, que no se critique cuando hacemos quedadas de mujeres, ya que durante muchos años se han hecho, y se siguen haciendo, cosas solo para hombres. Nosotras nos juntamos porque necesitamos hablar de nuestras inquietudes ciclistas o de la vida, enseñarnos entre nosotras y compartir. Por supuesto no se prohíbe que vengan hombres, pero a veces las mujeres que se inician, se sienten más cómodas o menos cohibidas cuando no los hay. 

¿Destacar los momentos más bonitos y más duros?

Como momentos memorables podría destacar algunos como, conocer al que fue mi marido en la grupeta con la que empecé (los rodabikers) y que surgiera el amor en plena senda del cartero en Higueruelas. Pasando por llevar a nuestro bebé al campillo donde hacíamos descenso y mientras yo bajaba él estaba con el bebé y luego él bajaba mientras yo le daba pecho. Hasta entrar en meta mi peque juntos en bici y subir al pódium. Pero no puedo olvidar a las grandes personas que he conocido, unas van y vienen, otras fueron importantes y ya no están presentes. Pero todo sirve como aprendizaje. 

A veces se busca un rato para salir a rodar simplemente para hablar con amigos y si hay tiempo una cervezas después. Otras veces necesitas salir sola para escuchar tus pensamientos o simplemente airéate o desfogarte de un mal día y quemar adrenalina pegándote un buen apretón.

Y como momentos duros habrá unos cuantos, pero ahora mismo no los recuerdo. Son esos que lo pasas mal en el momento pero luego se olvida, una subida imposible que te hace bajarte de la bici, alguna pájara por no haber comido o bebido lo suficiente o porque te han llevado con el gancho. Alguna caída, pero por suerte nada más allá de rascones, heridas leves y muchos morados.

 

 

2018 estuvo cargado de aventuras, pero 2019 ha empezado muy bien y con sorpresas que van a hacer vivir aventuras inolvidables sola y acompañada.

Sonia recién llegada de la Mediterran Epic, con muchos proyectos por delante y un canal de YouTube que seguro nos deleitará con muy buenos ratos.

https://www.youtube.com/channel/UCbyXfYxM1mnnu6fdjsM90xA

❤️🚴‍♀️Soy Mujer Ciclista🚴‍♀️❤️

“Mujeres Ciclistas” hoy os traigo a Patricia Martínez

Patricia Martínez, ella es una Mujer Ciclista, de ruedas gordas, senderos y bajadas complicadas.

¿Que significa para ti la bicicleta?

La bici para mí, es un punto más en el motor de la vida, junto a mi marido, hijas y trabajo.

El poder coger la bici y empezar a pedalear hace que, se me despeje la mente y el cuerpo, desaparece el estrés diario, además de sentirme genial a nivel anímico.

¿Cuando te subiste por primera vez en una bicicleta y no has vuelto a bajarte?

Cuando mi hija mayor nació, a los pocos meses tuvieron que operarme, una de mis rodillas que arrastraba una lesión dijo, ¡basta! debido al peso del embarazo, hasta el punto de no poder ni siquiera subir un escalón.

Tras varias infiltraciones sin éxito, optaron por lo más drástico (amoldar el tendón rotuliano a la rodilla), tras la operación estuve, 1 mes sin poder andar y luego 6 meses de dura rehabilitación.

Al cabo del tiempo compramos un par de bicis, y empecé a salir, primero fueron unos pocos kilómetros donde cualquier repecho creía que era un puerto de primera categoría, poco a poco fui incrementando salidas y la rodilla respondía a la perfección, y eso me encantaba, como dicen “querer es poder”. De esto hace unos 6 años.

A partir ahí, me di cuenta que el mundo de la bici me aportaba grandes beneficios en todos los sentidos.

Compartir con gente tu afición, te hace sentir muy bien, ayudar a otras personas a iniciarse en este deporte, son algunas de las cosas que me encantan de este mundo.

Aparte de todo esto, comparto afición con mi marido, que hace las salidas más divertidas y siempre me aprieta para que lo de todo.

¿Que es para ti Ser Mujer Ciclista?

Para mi ser mujer ciclista es, demostrarme a mí misma que, si se quiere, se puede, que muchos de los miedos y obstáculos los tenemos en la mente, y que una vez que rompes esas barreras, te das cuenta de lo que has conseguido, lo que vales, y que todo esfuerzo, disciplina y sacrificio ha servido para algo.

“Que no somos menos que nadie y que si queremos podemos”.

Una vez un indeseable me dijo que el ciclismo no era para mujeres, al poco tiempo me lo encontré tirado en una senda y le ofrecí mi ayuda.

¿Cual ha sido tu mejor aventura sobre las dos ruedas?

El ciclismo es un deporte duro pero no imposible.

Mi mejor aventura sobre una bici ha sido sin duda “LA PILGRIM”

Compartir durante 7 días esta experiencia con mujeres cuyos objetivos y formación es tan diferente, pero que a la vez somos tan iguales, todas compartimos la misma finalidad “Conseguir nuestros retos y nunca dejar de intentarlo“.

¿Y la más dura?

La aventura más dura fue, enfrentarme yo sola y por primera vez con solo 3 años sobre una bici al, “ULTRAMARATON TITAN DE LA MANCHA” reto que conseguí, el cual me produjo una satisfacción inmensa al cruzar el arco de meta.

¿Que reto tienes para este 2019?

El gran reto que quiero enfrentarme este año será al ULTRAMARATON SIERRA NORTE, objetivo que el año pasado de pareja con mi marido no pudimos conseguir ya que tuvimos un fallo en organización de material.

Pues ella es Patricia, recién aterrizada de la Mediterranean Epic, donde ha disfrutado de esa preciosa de Staff carrera con 98 Producciones y Sonia, otra gran mujer ciclista que en breve os traeremos su historia.

❤️🚴‍♀️Soy Mujer Ciclista🚴‍♀️❤️

#sermujerciclista

Suelo pélvico y ciclismo femenino

Hoy Marta Alvarez nos habla de una de tus preguntas.

LA IMPORTANCIA DEL SUELO PÉLVICO EN EL CICLISMO FEMENINO

Hace unos días os preguntaba que dudas teníais, ésta fue una de las preguntas..

Hoy te la respondemos Marta Alvarez nos ha preparado este artículo tan interesante.

A pesar de que el ciclismo se considera un deporte de bajo impacto para la musculatura perineal, las mujeres ciclistas que realizan sesiones prolongadas, aquellas que no llevan un sillín adecuado a su constitución o las que no mantienen una posición acorde a su biomecánica particular pueden llegar a desarrollar ciertos problemas por compresión de estructuras osteomusculares, vasculares o del principal responsable de la inervación de la zona, el nervio pudendo. 

Lo habitual es encontrarse mujeres que se quejan de “hormigueos” o “adormecimiento” de la zona, síntomas reversibles sin mayor significación clínica, pero también pueden darse casos de incontinencia, disfunción sexual, trastornos circulatorios en miembros inferiores por falta de irrigación sanguínea e incluso neuropatía pudenda. 

Prevenir esto resulta bastante sencillo, basta con dedicar unos pocos minutos al día a esta musculatura que en general tenemos tan “olvidada” y es tan tremendamente importante para la funcionalidad del resto del cuerpo. Parémonos a pensar por un momento, ¿qué estructura soporta el peso de todas nuestras vísceras internas (vejiga, útero, recto)? ¿sobre quién repercuten esos aumentos de presión intra-abdominal en actividades cotidianas como toser, reír, levantar peso o trotar? ¿desde donde debería partir la contracción del sistema estabilizador primario para realizar cualquier tipo de ejercicio?

Pues precisamente, es nuestra musculatura perineal la que se encarga de todo ello, por lo que pensándolo así no nos supone tanto dedicarle 10 minutitos al día, ¿no? 

De esta forma, además de ganar en salud, es muy probable que si somos constantes en nuestros ejercicios de kegel y seguimos una buena progresión hasta conseguir dominar ejercicios específicos en los que se produzca una contracción sinérgica del periné y el transverso del abdomen, mejoremos la estabilidad de la articulación sacroilíaca, así como nuestra transmisión de fuerza y ganemos potencia en el miembro inferior, obteniendo una importante mejora de rendimiento.  

¿El sillín?

Muchas mujeres que se inician en este deporte tienen la creencia de que cuánto más acolchado sea el sillín de su bicicleta, más cómodas van a encontrarse; y la realidad es justo lo contrario, incrementando las capas de gel los isquiones se clavarán más y aumentará la presión sobre la zona perineal.

Por tanto, a la hora de elegir un sillín se debe buscar una mayor firmeza y fundamentalmente que se adapte a la estructura anatómica de la ciclista lo máximo posible, de manera que las tuberosidades isquiáticas descansen sobre la parte ancha del sillín. Será importante, por tanto, medir la distancia de cada ciclista entre ambos isquiones y colocar el sillín paralelo al suelo (algunos estudios sugieren unos 2º negativos para disminuir la basculación posterior de la pelvis) y con la distancia idónea respecto al manillar. Algunos modelos de sillín cuentan con una apertura que ayuda a disminuir esa presión sobre el periné, por lo que puede ser interesante recurrir a ellos. 

Por otro lado, además del sillín, es fundamental que el resto de componentes de la bici estén bien ajustados (manillar, potencia, pedales…), por lo que recomiendo encarecidamente a todas que nos realicemos un estudio biomecánico con un profesional, para así ir cómodas y con una higiene postural lo más adaptada posible a cada una. 

¿Estrategia de prevención?

En mi último año de licenciatura he tenido la suerte de poder aprender de una experta en este campo (entre otros muchos), mi profesora de lesiones deportivas y técnicas del ejercicio, Susana Moral, quien trata de transmitir en sus clases y conferencias la enorme importancia del trabajo del suelo pélvico en todo tipo de deportes.  

Siguiendo sus directrices, lo recomendable para ir adquiriendo control sobre esta musculatura es realizar contracciones en posiciones sencillas (decúbito supino con flexión de rodillas y caderas, cuadrupedia) para posteriormente ir incrementando progresivamente la complejidad buscando la coactivación del transverso abdominal, primero de forma estática y luego en movimiento. El uso de bolas chinas u otros dispositivos, como el boltex inertial, es un complemento perfecto para aumentar la propiocepción y el reclutamiento de la musculatura. En estos casos, lo recomendable es no limitarse a ejecutar movimientos lentos como los de las clases de pilates, sino alternar movimientos rápidos y subidas repentinas de presión intra-abdominal, para así reclutar también las fibras rápidas. 

¿Y qué ocurre en aquellas ciclistas que combinan sus sesiones de bici con sesiones de carrera u otros deportes de impacto?

Pues lógicamente  tienen una mayor predisposición a que con el tiempo la musculatura perineal y los tejidos se debiliten, disminuyendo su función de sostén y pudiendo desembocar en una disfunción, incontinencia o prolapsos. Esto no quiere decir que correr sea un deporte desaconsejado, simplemente que se debe incluir el fortalecimiento de la musculatura perineal y del corsé abdominal en las rutinas de entrenamiento, pues no sólo es hacer kilómetros y kilómetros a costa de dejarnos la salud. A modo de recomendaciones prácticas podríamos destacar aumentar la cadencia a unos 170-180 pasos por minuto reduciendo la amplitud de zancada, llevar una posición erguida y tratar de mantener la cadera lo más neutra posible, concentrarse en seguir una técnica de carrera adecuada pisando con la parte media del pie y no con el talón, evitar terrenos duros de asfalto en la medida de lo posible y, por supuesto e indispensable, entrenar junto a la musculatura perineal todo el núcleo central (core) y el deltoides glúteo como piedra angular de la estabilidad del cuerpo. 

Bueno chicas, espero que os resulte interesante este artículo y que os haya sido útil. Me encantará recibir vuestros comentarios, opiniones y dudas que nos pueden hacer aprender a todas sobre este mundo que nos apasiona.

¡Nos vemos por las carreteras!

Marta Alvarez

#sermujerciclista #soymujerciclista #smc

Almudena Vigilante de Seguridad y Mujer Ciclista

Almudena 55 años, todos los días se sube a su bicicleta y recorre las calles de Madrid.

Por lo que te conozco eres una gran mujer ciclista, cuéntanos un poco tu historia con las dos ruedas

Desde pequeña  he montado en bici, mis principios fueron como muchos niños, montando con mis hermanos y después con mis amigos.

Pero, pasan los años y con ser madre, trabajar y tener una pareja muy controladora, dejé de montar, solo cogía la bicicleta para salidas al parque con mis niños, con una BH de la época del jurásico.

Y ahora aquí estoy a mis casi 55 años montando cada día, haciendo muchos kms al mes y disfrutando cada vez más.

¿Como surge es ese cambio? ¿De salidas esporádicas a no bajarte de la bici?

En medio de una baja por depresión, medicada y con un montón de kilos de más debido a ello, decido comprarme una bici de MTB para pasear por Madrid ya que acababa de mudarme de Fuenlabrada y estaban terminando Madrid Río.

Empezé a rodar con ella y en poco tiempo mi depresión empezó a desaparecer,  es entonces cuando decidí que además la usaría para ir a trabajar (soy V. S. en Torrespaña) así que me armé de valor y empecé a callejear por los Madriles para ver cuánto tardaba en ir al trabajo con ella, por donde ir mejor y encontrar menos tráfico. Tanto me gusta esta forma de transporte que mis desplazamientos urbanos cada vez se alargan más y voy usando menos el coche.

Además hace un par de años empecé a salir con gente que usa bici de carretera pero yo iba con mi mtb.

Eso de salir fuera de Madrid y hacer cicloturismo me encanta pero no podía seguir el ritmo de carretera con mi bici así que decidí comprarme una de carretera y en las Navidades del 2016 me la autoregalé.

¿Que te aporta el ciclismo?

Si ya el ciclismo urbano me ayudaba a sentirme mejor, a desconectar del trabajo y a llegar a casa con un cansancio “más sano” y a dormir mejor, el ciclismo de carretera me aporta mucho más: una sensación de libertad indescriptible, el disfrute de los paisajes, de los pueblitos por donde pasas, las conversaciones con la grupeta cuando salgo con gente, el hablar a veces con desconocidos que te encuentras pedaleando,  los finales de ruta con cambio de impresiones acompañadas de unas cervecitas, y sobretodo el olvidarme durante unas horas de todos mis problemas del día a día, porque el mundo desde la bici, se ve de otra manera.

Así que aquí estoy cada día más enganchada a este deporte que no deja de darme buenos momentos.

¿Que le dirías a las mujeres para que se animen a probar la bicicleta?

Les diría que la bici aporta tanto bien físico y mental que aún en días en los que se sufre con la lluvia, el viento o el calor pedalear sigue siendo un placer porque el ciclismo es un poco como la vida misma ” seguir siempre hacia adelante intentado superar tus miedos y dificultades’ y es que muchas veces he salido con mis demonios dentro y he vuelto con paz en el corazón…..

¿Que es para ti ser mujer ciclista?

Para mi ser mujer ciclista es una manera de vivir, mucho más allá que el practicar deporte, es disfrutar de la sensación de libertad, es una forma de retarme a mi misma y conseguir superarme y lograr sueños como la gran fondo Iberica, a entre otras.

Etapa 7 Gaes Pilgrim Race

Chantada-Santiago última etapa de experiencia otros 100km con 2200+

La experiencia se acaba, y algo en mi no está como los demás días, como ya os conté ayer, adelantaban las horas de salida, la idea es que lleguemos lo antes posible a Santiago para disfrutar de la fiesta final.

Además el desayuno es en un hotel, y hay que ir en bus, se nos complica la cosa si queremos salir pronto, así que decidimos salir a las 7 sin desayunar y de ahí, ir a por el desayuno.

Bien, así hacemos, de bólido como todos los días, la verdad que la sensación que tengo es de no tener tiempo de nada, por las mañanas a oscuras ve organizando la tienda, deshincha colchoneta, meterla bien en su bolsa, tiene que quedar todo perfecto para el traslado de tu mochila.

Me cambio en la tienda ya que los vestuarios están un poco lejos, así de bien lo hice que llevaba la interior del revés, fui a recoger la ropa que había tendido el día de antes y estaba toda empapada, me toca meterla entre una toalla bien puesto para que vaya secando y no me moje toda la mochila, la humedad que hay en Galicia es impresiónate.

Hoy la salida tampoco la tenemos en el campamento si no en el centro del pueblo, hay unos 8minutos en bici.

Cuando se acercan las 6:50 y me subo a la bici me doy cuenta que no he cogido guantes, mierda! Ya no puedo volver a por la mochila y buscarlos ya que perdería más de 10minutos.

Llegamos corriendo ya con la pulsaciones altas a la salida y apenas en dos minutos salimos, hoy la melodía era diferente, sonaba a peregrino, enseguida nos llenamos de emoción.

Bien, salida cómoda, vamos a buscar el restaurante pero como siempre pasa cuando el grupo es grande, al final no nos ponemos de acuerdo y acabamos en el camino, Sílvia la pobre muriendo de hambre, Patri bromeando con el entreno en ayunas, yo muerta de hambre también pero no digo nada. Rezando de ver un bar, obvio que en el camino va a ser difícil.

Llevamos unos 40 minutos rodando y pasamos por un pueblo unas casas aquí, otras allí y zas! Aparece un cartel de bar, parece cerrado, pero no es así, enseguida la dueña nos atiende, no tardan nada en llegar otro grupito y hacen lo mismo.

Heladas de frío y empapadas por la humedad que hacía, intentamos entrar en calor tomando algo calentito y comiendo unas tostadas con jamón.

Los ánimos por los suelos, las ganas pocas, pero nos hacemos el ánimo y salimos a la masacre que nos esperaba.

Todo para arriba aunque ya venía picando desde el comienzo de la etapa pero ahora eran pendientes largas y con mucho desnivel, tramos mal hormigonados, tramos con tierra, tramos que tenían grandes pendientes que hacían que mis lumbares se resintieran, y ya no os digo la rodilla, menos mal que tenía entre tramo y tramo pequeños descansos necesarios pero aún así se hizo realmente duro, en la cima, el avituallamiento. Soy la primera en coronar de mi grupo y allí estaba Clara que andaba esperando a Olga que iba unos metros delante de mí. cuando recuperé el aliento, me puse a comer fruta y beber mientras esperaba al resto, una vez todas arriba comienza la bajada, una bajada rápida, ancha y con unas vistas espectaculares.

Para obligada para foto:

Seguimos bajando pero ahora ya es un poco llano, bajada, algo de subida pero suave.

En lo alto la niebla se hace notar pero hora ya sabemos que el terreno es un rompepiernas.

Con calma vamos avanzando, un tramo nos lo saltamos sin darnos cuenta y es cuando cogemos carretera, ya no sabemos cómo entrar de nuevo y para evitar perdernos vamos recalculando ruta para llegar al segundo avituallamiento, el cansancio se apodera de nosotras, aire en la carretera y eso machaca bastante, por fin encontramos el avituallamiento y allí nos vamos encontrando con gente que iba por delante de nosotros, habíamos acortado por carretera por lo visto, comenzamos de nuevo y las vistas por el camino son preciosas. Nos van sacando a la carretera por pocos metros y metiendo de nuevo en el camino, intentando no saltarnos ninguna flecha, pero se hace engorroso porque en cada tramo de carretera nos toca cambiar de carril para en tan solo unos metros volver a cruzar la carretera. En una de las entradas Sílvia y yo, vamos adelantadas y ya por el camino nos damos cuenta que no viene el resto del grupo, nos paramos a esperar en eso pasan Clara y Olga y nos comentan que les habían visto tirar para abajo que no veían detrás, así que Sílvia y yo intentamos seguirlas y continuar sin esperarles porque ahora si iba a ser imposible encontrarse. Remarcar que era precioso todo cuanto se vía, y que aguantamos muy poco detrás de ellas, aunque ni nos planteamos intentar seguirlas. Esperamos a que pase un grupito al que unirnos, poco tiempo pasa cuando aparece y nos vamos detrás de ellos.

La historia se va complicando con el calor y el sube y baja constante, el dolor de lumbar, de rodilla y el agotamiento hacen que mi cabeza tenga que estar en lucha constante para continuar, es la última etapa Lore, ¡vamos! Eso me repetía una y otra vez.

Por fin llegamos al tercer avituallamiento y tras comer y beber nos dicen que en 22km estábamos en Santiago. Eso nos anima, , el grupito con el íbamos se lo toman con calma, había una furgoneta con bebida y comida al parecer de familiares de alguno de ellos y pintaba que se iban a quedar bastante rato. Aprovechando que dos de las participantes salían, Sílvia y yo les preguntamos si les importaba que fuésemos con ellas y nos dicen que encantadas, así que eso hicimos, suelen llevar buen ritmo y aunque no habíamos hablado con ellas anteriormente más que los saludos al cruzarnos, no les importó, empezamos el último tramo Sílvia tirando y yo evitando que se descuelgue una de ellas, pero el calor estaba pasando factura y también estaban agotadas del sube y baja continuo. La cabeza ya está haciendo un máster desde esta mañana y yo solo quiero llegar, probablemente sea el peor día de todos, no por el recorrido, si no por el cansancio acumulado, por el sube y baja continuo que me tienen las piernas como el acero, por el cambio tan grande de temperatura sufrido desde por la mañana, del frío tiritando, al calor infernal, del dolor de lumbares cada vez que la pendiente sube del 13% y que por más que estén mejor las rozaduras del sillín se hacen notar.

Vamos viendo cómo los km pasan más lentos de lo que esperábamos, los últimos km una auténtica ratonera, giro aquí, rampa allí, ahora giro de nuevo y luego otra vez y vas viendo que si en el primer giro hubieses ido recto al final te habrías ahorrado 3km con rampas del carajo.

Y así tras una bajada chula entramos en Santiago, una calle, un giro, otra bajada y sin más, una eterna subida que solo de verla dolía.

“Venga es lo último grito”

Una sonrisa se dibuja en nuestra cara, Sílvia y yo nos chocamos las manos y entramos juntas en la plaza de la catedral.

Emoción, Paz, Alegría y Tristeza un cocktail de emociones que me hacen romper a llorar.

Vamos a tomar una cerveza que nos la hemos ganado Rubia! Dice Sílvia. Nos fundimos en un abrazo y allá que vamos a por esa merecida cerveza.

Todavía queda subir a Monte do Gozo donde tenemos una fiesta de despedida. “Imaginad las ganas de volver a subirte a la bici”

Allí recogemos nuestra medalla de Finisher de la “Gaes Pilgrim Race”

Fiesta de despedida, con entrega de premios y agradecimientos.

Muchas de las chicas con sus familias que habían venido para verlas llegar a Santiago y entre Pilgrim y Pilgrim (cerveza) nos vamos despidiendo, un sabor agridulce, es el que en esos momentos tenemos.

Clara, Olga y yo nos bajamos para el apartahotel que tenemos para esta última noche, llegamos nos damos una ducha y cómo de costumbre, sin así tiempo de nada, bajamos a dar una vuelta por la zona céntrica y cenar, mientras cenamos llega Ana que también se queda a dormir con nosotras y así mañana coger el tren de vuelta a madrid.

Santiago de noche está casi más bonito quede día.

Un paseo y a descansar.

Me quedo con la experiencia, el sufrimiento de la superación y todas esas personas con las que he rodado y compartido la experiencia y me llevo grandes amiga que estoy segura volveré a coincidir con las dos ruedas.

Agradecer a Gaes-Coviran por la oportunidad.

A Sixs2 por lo bien equipada que me llevaron.

A No-oN por toda esa gama de calcetines molones.

🚴‍♀️❤️Soy Mujer Ciclista ❤️🚴‍♀️

6 Etapa Gaes Pilgrim Race

Villamartín-Chantada 99km y un sube y baja contante, etapa dura, donde la cabeza ha tenido que trabajar mucho

Nos levantamos muchas ganas pero con las piernas duras como piedras, eso hace que al dar los primeros pasos piense en que voy a sufrir bastante

Sexto día consecutivo y tras la etapa de ayer que me dejó bastante cansada los ánimos no son como me gustarían, en mente lo dura que son las siguientes y que hay que mantenerse fuerte.

Ritual de todas las mañanas, se despierta el campamento antes de que suene la alarma, la sensación es de no haber dormido nada y eso se que no es nada bueno, espero a que Ana se despierte para moverme, le doy los buenos días y algo para el vestuario.

Mis piernas son piedras y el dolor de rodilla se hace notar nada más moverme. La idea era salir a las 7:30 pero algo sucedió con los cables y batería que no tenía cargado ni móvil ni gps.

Lo primero es llevarlo todo al punto de carga, algo le sucede al cable que no funciona, le pido a la primera compañera que va a recoger su dispositivo que me preste el cable para poder cargarlo. Dejo ambos dispositivos cargando y me voy a continuar con todo el ritual mañanero.

Hay que recoger todo, vestirse, desayunar, pasar por enfermería y por los fisios.

Me veo con las chicas y van igual de mal de tiempo que yo, así que todas decidimos salir a las 8:30. Una vez con la bici vamos al arco de salida y con risas y miedo listas para afrontar la penúltima etapa. Todo empieza para arriba, eso hace que las piernas se quejen pero nos lo tomamos con humor, mientras vamos siguiendo el Track entramos en una subida que empieza a sentirse verdaderamente dura, y notarse el suelo bastante húmedo, cosa que hace que no agarre la rueda y toque poner pie en el suelo, mucha humedad ya que hay un río cerca, piedras enormes imposibles de subir montado en la bici y toca cargar con ella, varios resbalones y muy incomoda se hace esa subida, bichitos voladores que no te dejan en paz y varias picaduras, solo quería salir de ahí.

Ya casi llegando al final parece que el terreno cambia un poco y aunque tiene bastante pendiente me subo y acabo montada en ella. Una vez arriba vemos a dos paisanos y nos dicen que como hemos subido por ahí, que nuestros amigos habían ido por la carretera, ¡¡bien!! Hemos perdido mucho tiempo que además no sabemos ni la distancia ni la altitud que hemos pasado porque el garmin con el autopause no marcó nada ya que íbamos muy lentos Empezamos a subir por la carretera que nos decían los paisanos y bueno es bastante más llevadero, como siempre de risas y listas para un selfie. Seguimos avanzando, las vistas son preciosas.

Entramos en una zona de casas encantadas y nos perdemos entre ellas, vamos buscando por el track y las señales, una vez localizada la ruta continuamos, hoy no tenemos aire y la temperatura no está mal, grisáceo y húmedo pero se mantiene bien. Zonas con mucho árbol que te dan sombra y te hacen las vistas preciosas, algunas bajada resbaladiza con un terreno oscuro y alguna de bajada de piedras que daban vértigo verlas. Hemos tenido de todo, pero sobre todo un sube y baja continuo. Patri necesitó parar en un par ocasiones, no se sentía bien del todo, bebía y comía algo mientras le daba unas cápsulas de sub9 que la hacían sentirse mejor. Llegamos al primer avituallamiento, comemos, reponemos bebida y continuamos. Pueblos con mucho encanto es lo que cruzamos, llegamos a Monforte y buscando el Segundo avituallamiento vemos una especie de castillo, estaba en lo alto, si, pero valía la pena subir y eso hicimos, durante el camino nos encontramos con gente que se vino con nosotras. De ahí bajamos al avituallamiento, pero la verdad que estábamos un poco cansados de tomar fruta y decidimos ir a un bar a comernos un bocata. Tras la comida continuamos, sabemos que es un sube y baja continuo y que hay que hacerlo. Lo cierto es que se hace largo y el calor aprieta cada vez más, pasando por lugares especiales de esos que estoy segura que no olvidare jamás intentando llevarlo de la mejor manera posible Llegando ya al tercer avituallamiento hay una bajada, empieza bien, un poco de vértigo de ver lo alto que estamos y que hay que bajar haya el río. Voy detrás de Patri y Sílvia ambas bajan muy bien, se embalan y yo noto como la rueda me patina con el freno, Mireia va detrás y le aviso de que me tengo que parar, freno y ella casi me da, lo siento Mire le digo asustada. Ella va con una bici doble y esas bajadas se notan diferentes.Una vez pongo el pie ya me toca bajar andando, se me hace eterna porque además es muy larga y no veo el momento de subirme a la bici, piedras que resbalan y en plan escalón, casi me resbalo con la calas y en una de ellas caigo de culo y me clavo la bici en el lateral. Llegando al final el terreno es favorable y puedo subirme a la bici allí me están esperando para grabarme.

Ya en en tercer avituallamiento, bonito no, lo siguiente, desde arriba no se veía lo bonito que se ve desde abajo

Seis km de subida pero en dos hay una bodega y nos tienen prepara una pequeña fiesta.

Las vistas desde la terraza de la bodega, vino, empanada, galletitas saladas nos esperaba allí.

Una vez disfrutamos de la sorpresa que nos tenían, subimos a las bicis y a continuar.

Ya hay ganas de llegar y por fin… Chantada.

Entramos en el campamento, con el recibimiento de costumbre y al ritual de llegada, saludar, pedir hora para masaje, ir a la tienda para prepararlo todo, tomar el recuperador, ducha, lavar ropa y ahora si.. convivir con l@s compañeras, es el último día de campamento y empieza a notarse las ganas de llegar a Santiago y la pena de que se acabe.

Tras el masaje toca subir a una autobús para la cena, hoy tocaba carnaca, último día del catering, en definitiva, despedidas.

Una vez cenadas llega la hora de volver al campamento a preparar todo para la última etapa, mañana la hora de salida es a las 7.

Todo listo y preparado y solo toca descansar para la última etapa.

La llegada a Santiago

🚴‍♀️❤️Soy Mujer Ciclista ❤️🚴‍♀️

Etapa 5 Gaes Pilgrim Race

Etapa de convivencia, empieza la experiencia y lo realmente duro

Astorga-Villamartin 114km 2200+

Hoy el campamento se despierta más pronto que de costumbre, ayer se incorporaron nuevos Pilgrim y hoy hacen su primera etapa, también hubieron algunos que nos dejaron y eso nos entristecía. La hora de salida también había sido modificada de las 9 a la que estábamos acostumbrados a partir de hoy, se sale o a las 7:30 o a las 8:30, con lo que el campamento madrugaba más que el resto de los días. Nosotras habíamos decidido salir a las 8:30, pero eso llevaba un inconveniente, y es que todo se retrasaba y éramos el segundo turno para todo, en el desayuno ya no quedaba de todo, los baños estaba colapsados y enfermería también con lo que tocaba ir cuando ya habían salido el resto y eso hacía que fuésemos con la hora pegada al culo. Una vez recogido todo, arreglado, visitado al médico y a los fisios.

Dejo mochila en su lugar y voy volada a buscar la bici, lleno bidones y me pongo en la cola de salida, no veo a ninguna de mis chicas, ya a punto de llamarlas veo a Mire que viene con la bici.

Dan la salida y salgo con el grupo echando la mirada atrás para ir buscándolas, pasan los metros y los minutos y no aparecen, estoy por pararme y llamarlas, pero había visto a Mireia, estaba segura que vendrían, me descuelgo del grupo y me quedo atrás, salimos de las calles de Astorga y aparecen.

Bien, empezamos dando caña y adelantamos a unos pocos, allá que vamos sumando km, sabemos que la etapa de hoy es bastante dura y bonita y lo que más nos apetece es parar a tomar un café de los buenos, poco a poco se van uniendo chicas al grupo, Anabel y Bea, ya no sólo estamos los ciclistas, si no que ahora compartimos camino con los peregrinos andantes, cuando nos cruzamos con alguno decimos: Buen camino! Y así nos contestan ellos también.

Hoy se hace duro tirar del grupo, las sensaciones no son demasiado buenas, tengo las piernas súper duras y además hay viento en contra, eso hace complicado tirar y desgasta en exceso, además sobre el km 12 mi cambio empieza a fallar y no sube a plato, eso hace más complicado tirar en el llano, tras un rato intentando cambiarlo nos adelanta Manu, un Staf y le digo que si sabría mirar que le pasa a mi cambio, me dice que si y paro, les digo a las chicas que tiren que ahora les pillaba.

Manu me ajusta el cambio y ahora ya sube y baja bien, nos ponemos en marcha y las chicas le dicen que se venga con nosotras por si necesitamos mecanico.

Ahí que vamos con el y más chicas que unen, en todo momento tenemos en cabeza el tomar un café y cuando vemos un bar con terraza que nos gusta decidimos parar,

Manu se había adelantado y le hacemos una señal de que vamos a parar, el se da la vuelta y entonces le decimos que tire si quiere que a nosotras nos apetece un café, el dice que se queda a tomarse uno con nosotras.

Seguimos tras el café y la tertulia, hoy nos lo estamos tomando con calma,

Llegamos a la subida grande, desde que habíamos salido picaba todo hacia arriba y además con viento, así que se estaba haciendo complicado el camino, ¿lo mejor? Los parajes, todo lo que se respiraba

Empezamos la subida de verdad como decía Manu, algo técnico que toca bajarse de la bici, no todas nos bajamos pero yo si.

Luego seguimos por campo y ya casi al final por carretera, lo sé, es mtb pero ahí me sentía muy cómoda, de hecho iba subiendo sin enterarme, he de decir a mi favor que la ruta estaba marcada por carretera aunque la intención que llevábamos era de hacerla por el campo, frío es lo que sentimos en la subida, eso nos hace pensar que la bajada va a ser peor.

Llegamos arriba y allí está el avituallamiento, es genial ya habían ganas, nos tapamos, comemos, reponemos y para abajo.

Preciosa y rápida bajada que tenemos por delante, creo que es la parte que más disfruté de la ruta. Con pequeños repechos que te venían genial para dar un poco de calor a la piernas y unas vistas preciosas de las que no tengo foto porque tenia las manos heladas.

Llegamos a Molinaseca y allí Patri quiere tomarse una Birra, así que allá vamos

Tras un rato de risas y alguna cerveza, yo me tomé un café, seguimos la ruta.

Un sube y baja constante, es un rompepiernas, estamos buscando el siguiente avituallamiento, pero en el punto donde creíamos que estaba no está, Bea tras estar unos km pasados propone parar y comer algo de lo que llevamos ya que tiene hambre, vamos por el campo ya y es difícil encontrar un bar o agua.

Llega una bajadita molona y encontramos un tramo que va por carretera, allí nos paramos ya que faltan por llegar, es raro, llevamos rato y no han llegado.

Comentan cuando llegan que habían visto una fuente y habían repuesto agua, algún cambio debimos de hacer y la sensación de el track me dice fuera de ruta y no se por donde seguir nos desesperó un poco, seguimos con la combinación campo-carretera, algunas rampas en campo cabronas algún pedrolo que hubo que arrastrar bici para avanzar, pero bien.

Sin más en un tramo vemos a gente de la organización, había un punto de avituallamiento, no marcado (cambios de última hora) que no nos habíamos enterado.

Ya llevamos 80km así que había ganas, aunque ya estábamos pensando en parar a comer y eso hacemos, buscar un restaurante donde comer tranquilamente, tras ello y dilatando la comida y la tertulia nos volvemos a poner en marcha, queda un avituallamiento por encontrar y unos 18km de camino repechado por delante, pocas ganas hay ya de dar pedales después de la parada que hicimos, pero allá que vamos.

Empiezo a no exonerarme muy bien, demasiado aire que nos ha desgastado más que menos y eso hace que mis piernas estén como muy duras, la espalda empieza a molestar también y la cabeza ya solo está deseando llegar.

En esos momentos lo que menos miro es la ruta, solo quiero llegar y ducharme

y tras unos largos 18km, por fin llegamos al campamento.

Ahora todo a prisa ya que es tarde, bastante tarde, hora para el masaje, dúchese, lavar ropa, preparar cama etc…

Hoy tenemos fiesta en el campamento, paellas y Queimada Gallega.

Tras todo ello y un anochecer fresco me voy a la cama a descansar.

Poco tiempo hoy para mi y eso me hace plantearme que mañana no hay paradas más que las necesarias.

Así despedimos el día.

🚴‍♀️❤️Soy Mujer Ciclista ❤️🚴‍♀️

Etapa 4 Gaes Pilgrim Race

Medina de Rioseco-Sahagún 65km

Etapa donde tocó tirar y apoyar a las compis, el tío del mazo se hizo con Patrícia y Loreto.

6 de la mañana, suena el despertador, hoy tampoco se escucha nada en el campamento, el cansancio se apodera de los Peregrinos.

Espero a que Ana se despierte y comenzamos a recoger todo y preparar la mochila que utilizaremos en Sahagún.

Yolanda había comentado que a las 6:45 en el campo de fútbol se haría el saludo al sol, así que Ana y yo nos damos prisa para tenerlo todo listo para entonces.

Un poco de Yoga para empezar el día al sonido de los pájaros.

Nada más acabar nos sentamos a desayunar, desayuno rápido ya que he de ir a enfermería, unas rozaduras del culotte me estaban molestando bastante y en la etapa de ayer fue una autentica tortura.

Tras la cura, directa a vestirme y prepararme para la 4 Etapa.

Mochilas en su sitio y ya con bici en mano empezamos a reunirnos en la zona de salida.

La salida

Suena la música y zas… todos en marcha, empezamos rápido y cuando me doy cuenta solo tengo a Mireia localizada, ¡¡¡vamos!!! le digo, creo que Laura está delante.

Allá que vamos la dos, adelantando gente, intentando coger al grupito grande que hay delante mientras buscamos al resto de las chicas, voy preguntando a Mire, ¿cómo vas? Ella dice que no con la cabeza, y añade; mal! Le voy animando, mientras intento que no se descuelgue, una curva y en eso que oímos a Laura, ¡¡¡bien!!! Está con Patri, así que ya solo nos queda encontrar a Sílvia.

La etapa de hoy es una etapa rápida, muy llano todo y poco desnivel.

Por fin aparece Sílvia! Ya estamos todas, ahora a darle a la etapa, Sílvia me va haciendo señales de que tire, allá que vamos, en una de las que me giro me doy cuenta se han cortado dos de las chicas, bajo el ritmo para cogerlas y volvemos a meter caña, la idea es coger un grupito para no comernos todo el aire.

Pero algo pasa, no somos capaces de mantenernos, sigo tirando aunque bajamos un poco el ritmo, para evitar que ninguna sufra más de la cuenta o se vaya cortando. Llegamos al primer avituallamiento, Patri nos dice que no se encuentra bien, que sus piernas no van, le decimos que tranquila que coma y beba bien. Mientras Mireia que se había estado quejando de dolor de cabeza va al servicio médico y les pide un ibuprofeno, allí estamos un rato comiendo y esperando a que se recuperen.

En ese momento llegan Loreto, Victoria y Ramon al avituallamiento, les esperamos y salimos juntos, así Patri y Mire descansan un poco más.

Nos ponemos en marcha, vamos buscando buen ritmo ya que la etapa es muy rodadora, pero hoy no es el día de apretar ya que no estamos todas al 100%.

Van pasando los km y respetando el ritmo de la más débil aunque como campeonas intentan aguantar a rueda el ritmo todo lo que pueden, y a veces se cortan algunas y al no avisar nos damos cuenta tarde. Cuando eso sucede mientras esperamos que lleguen las rezagadas vamos haciendo fotos y vídeos.

Segundo avituallamiento, comemos, reponemos y cuando estamos listas seguimos. La etapa de hoy no tenía más que llanura y llanura pero alguna estampa bonita hemos disfrutado.

Lo mejor del día, el compañerismo y el cómo nos ayudamos unas a otras

Ya en los últimos km, yendo el grupo unido y cogiendo un poco de ritmo al parecer tanto Patri cómo Mire se encontraban mucho mejor, pero Loreto no era capaz de mantener el ritmo cuando nos dimos cuenta estaba con Ramon bastante atrás, decidimos continuar y esperarles al final de la ruta en la entrada al pueblo, tras la bajada que viene y nos deja en Sahagún.

Cuando aparecen le damos gritos de ánimos a Loreto y le decimos que si se pensaba que iba a entrar sola, así que contentas y vitoreando juntas, entramos en meta..

Gran acogida que tenemos al entrar y cuando paramos vemos a Loreto emociones llorando, allí que vamos todas a abrazarla y decirle que es una campeona.

Aprovechando la música de animación nos ponemos a bailar y a celebrar que hoy el tío del mazo había llegado pero que no pudo con el equipo.

Una vez allí, la rutina diaria, dejar bici en el Mecanico, pedir hora para masaje y directas a la ducha y a lavar la ropa.

Una vez todo hecho nos cogimos una cervecita y nos fuimos al césped a descansar y esperar la hora de la comida.

En la etapa de hoy hacemos tiempo en Sahagún, recogemos la carta del peregrino y en autobús nos llevan a Astorga.

Improvisamos un tenderete para que se nos seque la ropa.

Tras el masaje y ver la rodilla tocada, me voy al césped a estirar, ayudo a estirar a Mire y luego intento estirar yo un poco, aunque van llegando las chicas al césped y comenzamos a contar cómo nos ha ido el día. hoy han habido bastantes caídas y hay historias que escuchar.

Ya dirección Astorga, con una buena siesta en el bus que nos damos la mayoría, son ya casi las ocho de la tarde y hay que organizar las tiendas, lo hacemos lo más rápido posible y al acabar voy al súper a comprar.

Cuando llego del súper comentan las chicas de cenar fuera del campamento hoy, a lo que acepto enseguida.

Nos vamos para la plaza y entramos en un restaurante, pedimos carne y brindamos por estos días y las nuevas amistades.

Ya de vuelta al campamento a preparar todo para mañana, pasada a ver a nuestros amigos los médicos y que nos den la pomada para las heridas del culotte y esperar que la fría noche nos deje descansar sin pasar mucho frío.

Mañana empiezan las etapas más duras, así que se palpan los nervios por ello.

🚴‍♀️❤️Soy Mujer Ciclista ❤️🚴‍♀️

Etapa 3 Gaes Pilgrim Race

Olmedo-Medina de Rioseco 99km

Etapa disfrutona, con subidas cortas y bajadas molonas

6 De la mañana y suena el despertador, hoy parece que en el campamento la gente no tiene prisa por levantarse, silencio sepulcral es lo que se palpa. Y al moverme noto como me duele todo el cuerpo.

Remoloneo hasta que Ana da señales de despertarse y se empieza a levantar el campamento… cremallera aquí, cremallera allí, voces por un lado y por otro.

Preparo la mochila con la ropa y el neceser para ir al baño y antes de salir de la tienda empiezo a recoger todo para el traslado de la maleta, deshinchar colchoneta, hacer Tetris con todo lo que llevo en la mochila, parece que cada día lleve más cosas.

6:45 salgo dirección baños y después a desayunar, allí me encuentro con Clara, Olga y Ana, las cuatro desayunando avena y kiwis, zumo y galletas de avena con el café. Vamos a las tiendas a terminar de recoger todo y terminar de prepararme

Las ganas de empezar la tercera etapa se palpan en el ambiente

Paso por los fisios para que me vean la rodilla y me ponen un kinesio de prevención para la etapa, cargamos bidones, dejamos mochila para su traslado y recogemos bicis para dirigirnos al punto de salida.

Ya estamos listas y empieza la melodía que anuncia que a segundos empieza todo.

Yehaaaa… allá que vamos, empezamos a buen ritmo, cómodo ya que los primeros km son neutralizados, miro a un lado y al otro y lea pregunto a las chicas ¿¿estamos?? Falta Laura!

Ostras, delante no estaba, seguro que nos busca ahora, en menos de un minuto se la oye venir.

Ya estamos todas, venga dale, dice Sílvia, vamos cogiendo velocidad y se va cortando el grupo, Sílvia intenta que nos mantengamos pero Patri no se encontraba muy bien y empezar así de rápido le está costando un poco, como podemos nos mantenemos pero al final nos quedamos en el primer corte.

Sílvia nos aprieta y me pone q tirar del grupo y ella va controlado y ayudando a que nos mantengamos, así empieza la etapa 3 de la Gaes Pilgrim Race.

Nos quedamos solas y allí estamos Sílvia y yo tirando, intentando coger a los que se iban cortando del grupo, aparecen Loreto y Ramón y mientras Loreto se queda atrás en la rueda de Patri, Ramón se pone a tirar del grupo, empezamos con relevos los tres, Sílvia, el y yo, Ramón nos dice que guardemos que va bien a ese ritmo, vamos avanzando y recogiendo a los que íbamos pillando, cuando nos queremos dar cuenta llevamos 20km y un montón de ciclistas enganchados al tren.

Un poco de arena aquí, otro poco allí, y ahí se va quedando el grupo con menos gente, en ese momento veo a un ciclista que me es familiar y al ver la equipación de Oakley grito… Oakley Team!!!

Es Chechu!!! Chechu y yo participamos en el Oakley Team Quebrantahuesos 2014, junto a Sergio y Borja y desde entonces guardamos una buena amistad.

¡Imaginar la alegría que me dio verle!

Pues me cuenta que sabiendo que pasaba cerca de su tierra que había decidido venir y acompañarnos un poco, así que se unió a nuestro grupo y no sólo eso, si no que estuvo contándonos por donde pasábamos y haciéndonos de guia.

La etapa de hoy era rápida, tenia repechos pero cortos, alguno cañero que te dejaba con las piernas temblando pero muy llevable.

Van pasando los km y voy notando como l rodilla molesta cuando modifico mi posición en el sillín para evitar el dolor de la rizadoras que tengo, se hace un poco insoportable y molesto, o me voy rozando o me da pinchazos la rodilla, mucho llano hay hoy y hay que estar bien sentada.

Segundo avituallamiento, comemos, reponemos y nos ponemos vaselina para hidratar un poco la zona, nos ponemos en marcha y a seguir.

Van pasando los km y el cansancio general también, mientras Ramón y Chechu están delante para protegernos del aire, vamos cogiendo velocidad, y de vez en cuando se queda alguna de las chicas, al grito bajo velocidad y cuando enganchan tiramos Sílvia y yo hasta alcanzarle.

Y así hasta el tercer avituallamiento, donde tienen que mirar a Patri su rodilla y ponerle crema para que continúe.

Ya queda nada, un par de repechos, dos bajadas y un llano hasta Medina de Rioseco.

Lo que esperábamos como subidita resulta ser una tacha.. hay Dios!!! Que creía que tenía que bajarme de la bici.

Bien.. ya sabemos que estamos llegando pero cierto es que cuesta mantener a todo el grupo a “buen ritmo” vamos tirando y ayudando cuando hace falta y por fin vemos 1km Finish!!!

Empezamos a gritar:

Ya está chicas!!! Buen trabajo!!! Tres a la Saca!!

Y Patri grita: Venga el palo!

Allá que sale Sílvia atacando, Ramón, yo… unas risas buenas antes de llegar a la meta…

“Parece que la fuerzas llegan cuando ves el final”

Vemos el punto de fin de etapa y nos juntamos para entrar juntos..

Con gritos de emoción, levantando el puño y una gran sonrisa en la cara.

Llegada al Campamento

Tenemos que cruzar el pueblo para llegar al campamento.

Allí nos están esperando con el avituallamiento final, hoy tocaba a parte del Recovery y los chupachups fiesta, hoy teníamos cerveza Pilgrim.

Puntazo para la organización

La tarde-noche

Trasla llegada sentadas al césped tomando esa cervecita Pilgrim, dejo a las chicas con ella y voy al campamento, a tomar el recovery, una llamada de teléfono me entretiene y en vez de volver con las chicas, me empiezo a preparar todo para la ducha y lavar la ropa, cuando ya tengo todo tendido, miro el móvil y veo que me habían mandado un mensaje… mierda! Me había olvidado, voy en su búsqueda y ya estaban llegando al campamento. Quedamos en el comedor en unos minutos para comer juntas, entre risas y analizando la etapa del día se nos pasa volando la comida.

Tras la comida me pongo a organizar la tienda, hinchar colchón y dejar organizado toda la maleta.

Hoy tenemos piscina, aunque no me apetece nada ponerme al sol, Laura y yo vamos a tomar un helado, en eso se nos unen el resto de las chicas.

Se acerca la hora del fisio y estoy que me caigo de sueño, marcho para la tienda a ver si soy capaz de dormir 20′ aunque sea, pero es imposible entre unas cosas y otras, tras el fisio y la preocupación de que mañana la rodilla vaya correctamente y no haya dolor

Pasamos la tarde entre risas y por la noche la cenaca que nos tenían preparada,

Tras una buena tertulia, a descansar.

Mañana más…