Sonia, Mujer Ciclista

Sonia, de paseos con una Mtb al Enduro, ahora, todo lo que le echen!!

Sonia, ¿Por qué el ciclismo?

Mi primer contacto con el ciclismo fue un poco por casualidad.

Siempre he hecho todo tipo de deportes, pero por estudios y trabajo llevaba un tiempo parada y con unos kilos de más. Así que probé con el boxeo, pero no me acabó de encajar.

Mi pareja me propuso mirar bicis de montaña pero quedé espantada con los precios. Finalmente hice un esfuerzo y compré mi primera mountainbike ,una ktm por poco más de 600 euros.

En mi primer paseo por el río de Valencia y sin saber cambiar de marchas, supe que aquello iría a más.

En apenas 6 meses hice mi primera marcha, a la que siguieron las del circuito Serranía de aquel año 2012.

Probé también el enduro y acabé comprando una Spicy. Las cortas tardes de invierno no permitían salir a rodar sola, y probé a calzarme unas zapatillas de running. Poco me duró porque enseguida lo combiné con la bici y la natación y de ahí salió mi primer triatlón. Pero es asfalto no es lo mío y cambié las zapatillas de running por las de trail. Pero tampoco… Todo esto en tan solo dos años.

Y ¿Por qué el ciclismo?

Porque ¡Disfruto más dando pedales!

¿Desde entonces no te has bajado de tu bicicleta?

No, en octubre de 2013 me caso y en noviembre me quedo embarazada. Aunque no me bajo de la bici hasta el día antes de dar a luz.

Tras el embarazo por circunstancias tardo casi 2 años en volver a salir con normalidad. El poco tiempo y la falta de  forma física eran la pescadilla que se mordía la cola: como no salía iba fatal, y como iba fatal no salía.

Poco a poco voy cogiendo forma y por fin vuelvo a disfrutar. Pero llega un momento horrible en mi vida que casi me hace abandonar la bici e incluso a mí misma. Aunque la historia da un giro de 360 grados y la bici se convierte en mi refugio.

Conozco a mi actual entrenador y vuelvo a las marchas, y ya si que no me vuelvo a bajar. Todo esto me lleva, en poco tiempo, envuelta en carreras UCI y por etapas.

Y este año mi debut en open XCM.

 ¿Qué significa para ti el ciclismo?

Para mi el ciclismo ha pasado de ser mi refugio, a mi forma de vida y pasión. Algunas personas dicen que es obsesión, pero yo no lo creo. Jeje…

 

¿Qué destacarías de él Sonia?

Destaco la libertad que me da, los lugares que he visitado, la conexión conmigo misma y con la montaña, que reconfortan y dan vidilla. Mi bici es mi terapia para los malos momentos, encontrarme mal anímicamente y salir a dar pedales es mi mejor medicina. La amistad e incluso el amor que he podido encontrar también gracias a este deporte.

 

 

¿Qué significa para ti ser mujer ciclista?

Siempre he estado metida en hobbies o deportes donde las mujeres somos minoría, pero no me importa lo más mínimo. Somos capaces, y al menos yo no busco ni pretendo la igualdad, ya que obviamente no somos iguales, lo que me gustaría es la igualdad de oportunidades. Y por otro lado, que no se critique cuando hacemos quedadas de mujeres, ya que durante muchos años se han hecho, y se siguen haciendo, cosas solo para hombres. Nosotras nos juntamos porque necesitamos hablar de nuestras inquietudes ciclistas o de la vida, enseñarnos entre nosotras y compartir. Por supuesto no se prohíbe que vengan hombres, pero a veces las mujeres que se inician, se sienten más cómodas o menos cohibidas cuando no los hay. 

¿Destacar los momentos más bonitos y más duros?

Como momentos memorables podría destacar algunos como, conocer al que fue mi marido en la grupeta con la que empecé (los rodabikers) y que surgiera el amor en plena senda del cartero en Higueruelas. Pasando por llevar a nuestro bebé al campillo donde hacíamos descenso y mientras yo bajaba él estaba con el bebé y luego él bajaba mientras yo le daba pecho. Hasta entrar en meta mi peque juntos en bici y subir al pódium. Pero no puedo olvidar a las grandes personas que he conocido, unas van y vienen, otras fueron importantes y ya no están presentes. Pero todo sirve como aprendizaje. 

A veces se busca un rato para salir a rodar simplemente para hablar con amigos y si hay tiempo una cervezas después. Otras veces necesitas salir sola para escuchar tus pensamientos o simplemente airéate o desfogarte de un mal día y quemar adrenalina pegándote un buen apretón.

Y como momentos duros habrá unos cuantos, pero ahora mismo no los recuerdo. Son esos que lo pasas mal en el momento pero luego se olvida, una subida imposible que te hace bajarte de la bici, alguna pájara por no haber comido o bebido lo suficiente o porque te han llevado con el gancho. Alguna caída, pero por suerte nada más allá de rascones, heridas leves y muchos morados.

 

 

2018 estuvo cargado de aventuras, pero 2019 ha empezado muy bien y con sorpresas que van a hacer vivir aventuras inolvidables sola y acompañada.

Sonia recién llegada de la Mediterran Epic, con muchos proyectos por delante y un canal de YouTube que seguro nos deleitará con muy buenos ratos.

https://www.youtube.com/channel/UCbyXfYxM1mnnu6fdjsM90xA

❤️🚴‍♀️Soy Mujer Ciclista🚴‍♀️❤️

Anuncios

“Mujeres Ciclistas” hoy os traigo a Patricia Martínez

Patricia Martínez, ella es una Mujer Ciclista, de ruedas gordas, senderos y bajadas complicadas.

¿Que significa para ti la bicicleta?

La bici para mí, es un punto más en el motor de la vida, junto a mi marido, hijas y trabajo.

El poder coger la bici y empezar a pedalear hace que, se me despeje la mente y el cuerpo, desaparece el estrés diario, además de sentirme genial a nivel anímico.

¿Cuando te subiste por primera vez en una bicicleta y no has vuelto a bajarte?

Cuando mi hija mayor nació, a los pocos meses tuvieron que operarme, una de mis rodillas que arrastraba una lesión dijo, ¡basta! debido al peso del embarazo, hasta el punto de no poder ni siquiera subir un escalón.

Tras varias infiltraciones sin éxito, optaron por lo más drástico (amoldar el tendón rotuliano a la rodilla), tras la operación estuve, 1 mes sin poder andar y luego 6 meses de dura rehabilitación.

Al cabo del tiempo compramos un par de bicis, y empecé a salir, primero fueron unos pocos kilómetros donde cualquier repecho creía que era un puerto de primera categoría, poco a poco fui incrementando salidas y la rodilla respondía a la perfección, y eso me encantaba, como dicen “querer es poder”. De esto hace unos 6 años.

A partir ahí, me di cuenta que el mundo de la bici me aportaba grandes beneficios en todos los sentidos.

Compartir con gente tu afición, te hace sentir muy bien, ayudar a otras personas a iniciarse en este deporte, son algunas de las cosas que me encantan de este mundo.

Aparte de todo esto, comparto afición con mi marido, que hace las salidas más divertidas y siempre me aprieta para que lo de todo.

¿Que es para ti Ser Mujer Ciclista?

Para mi ser mujer ciclista es, demostrarme a mí misma que, si se quiere, se puede, que muchos de los miedos y obstáculos los tenemos en la mente, y que una vez que rompes esas barreras, te das cuenta de lo que has conseguido, lo que vales, y que todo esfuerzo, disciplina y sacrificio ha servido para algo.

“Que no somos menos que nadie y que si queremos podemos”.

Una vez un indeseable me dijo que el ciclismo no era para mujeres, al poco tiempo me lo encontré tirado en una senda y le ofrecí mi ayuda.

¿Cual ha sido tu mejor aventura sobre las dos ruedas?

El ciclismo es un deporte duro pero no imposible.

Mi mejor aventura sobre una bici ha sido sin duda “LA PILGRIM”

Compartir durante 7 días esta experiencia con mujeres cuyos objetivos y formación es tan diferente, pero que a la vez somos tan iguales, todas compartimos la misma finalidad “Conseguir nuestros retos y nunca dejar de intentarlo“.

¿Y la más dura?

La aventura más dura fue, enfrentarme yo sola y por primera vez con solo 3 años sobre una bici al, “ULTRAMARATON TITAN DE LA MANCHA” reto que conseguí, el cual me produjo una satisfacción inmensa al cruzar el arco de meta.

¿Que reto tienes para este 2019?

El gran reto que quiero enfrentarme este año será al ULTRAMARATON SIERRA NORTE, objetivo que el año pasado de pareja con mi marido no pudimos conseguir ya que tuvimos un fallo en organización de material.

Pues ella es Patricia, recién aterrizada de la Mediterranean Epic, donde ha disfrutado de esa preciosa de Staff carrera con 98 Producciones y Sonia, otra gran mujer ciclista que en breve os traeremos su historia.

❤️🚴‍♀️Soy Mujer Ciclista🚴‍♀️❤️

#sermujerciclista

Gemma Serrano, Nutricionista, como pasé de ser una mujer obesa a triatleta.

Gemma Serrano, todo un ejemplo de superación.

Gemma era una mujer obesa y ahora es madre y Triatleta

¿Gemma cómo llegas a tener obesidad y darte cuenta de que quieres cambiar tu vida? 
Pasan las semanas, los meses, los años…
Te vas acomodando con ciertas cosas que aunque no te gusten, las normalizas y forman parte de tu día a día. No sabes si es bueno o malo para ti, es lo normal y “lo que te ha tocado” por lo tanto, sin tu saberlo, vives resignado y aferrado a ciertas cosas que cada vez te meten en un pozo más hondo. En algunos casos una obesidad no es solo un “problema de Kilos”, es todo lo que nos rodea.
Puede ser una falta de motivación por la que vivir, por muy exagerado que suene, una depresión, porque no nos gusta la vida que llevamos, ansiedad ante las cosas que nos desequilibran cada día, y no ponemos remedio, las intentamos solucionar con atracones de comida. Y si a esto le sumamos el amor desmesurado a la comida, que es uno de los placeres más grandes de este mundo, pues es cuando vienen los problemas.

Siempre he sido una niña con algunos kilos de más, mi amor hacia la comida está forjado desde que tengo uso de razón. Pero los problemas aparecen cuando con una edad más avanzada vas creando hábitos que no son saludables y al final se quedan a vivir contigo, cierto es que esos kilos de más nunca me han impedido practicar algún deporte y siempre he estado haciendo cositas.

Cómo jugar a baloncesto, algo de lo que tengo muy buenos recuerdos.

¿Cómo decides dedicarte a la Nutrición?

Llegó el momento de decidir que carrera universitaria estudiar. En una charla de orientación que tuvimos en el instituto, Amanda, mi mejor amiga y yo, vemos que aparece la Primera Promoción de Nutrición Humana y Dietética en la Universidad de Alicante. Nos atrae mucho el tema, con un poco de miedo di el paso hacia adelante.

 Al terminar la diplomatura encontré trabajo de inmediato como nutricionista.

El ser nutricionista no fue para mí un impedimento para seguir cogiendo peso y no poder controlar mi alimentación. Tenía la teoría muy clara, pero…

¿qué pasaba con la práctica? ¿Por qué no puedo controlar mis malos hábitos? ¿Por qué cada vez me siento peor y no puedo parar?

La frustración cada vez era mayor porque no era capaz de llegar a un peso saludable, Y como decía antes, aunque no era bueno para mí y esos kilos me limitaban en muchas cosas en mi vida, normalizas esa situación hasta llegar al punto de dejadez. Mi vida era cada vez más sedentaria y cada vez necesitaba más comida y sobre todo dulce para poder saciarme, y de esa forma entras en un bucle que nunca acaba.
Era capaz de dar consejos a la gente para que perdieran peso y lo lograban y me agradecían el haber cambiado sus vidas, sin embargo, no era capaz de cambiar la mía.

En el 2011 con 115 Kilos de peso me quedé embarazada de mi hija. Durante el embarazo comí de forma saludable, porque ahora ya no solo me nutría yo, iba a nutrir a la personita más importante de mi vida, incluso bajé de peso durante la gestación.

¿Cuando decides cambiar tu vida?

Un año más tarde mi pitufa empezaba a andar y mi exceso de peso me impedía poder seguir el ritmo de Vega.
Decido entonces subir a la báscula. 119 Kilos en 1,63 metros de altura y 54% de materia grasa. A este paso no podría disfrutar de lo más importante de mi vida, ella, mi hija, a parte de todas las limitaciones que tienes al ser una persona obesa y tampoco mi hija podría disfrutar de su madre.

Así que el 1 de Julio de 2013 no decido ponerme a dieta, “decido cambiar mi vida” Decido desintoxicarme del dulce, comenzar a comer de forma saludable y empezar a practicar ejercicio.

Recuero los primeros días en el gimnasio que eran una agonía pura y dura pero sabía que la constancia tendría su recompensa. Comencé a ver los primeros resultados y los kilos comenzaban a bajar. Gracias a esas frases motivadoras de mi entrenador en esos duros momentos me sonaban a música celestial. a veces mis pensamientos no eran positivos porque aunque hubiera bajado 10 kilos aún me quedaban 40 y esto es muy duro de asimilar para no tirar la toalla. Pero tenía claro que había que seguir. Contaba con el apoyo incondicional de mi familia y amigos y mi hija que me estaba esperando para poder compartir con ella muchas cosas.
¿Cuáles fueron los cambios que más notaste?
El quitar el azúcar de mi alimentación, las endorfinas que comencé a fabricar practicando deporte y los kilos que iban desapareciendo, hacían que fuera disminuyendo mi ansiedad y cada vez me sentía mejor. Así que ese círculo vicioso de color negro, pronto empezó a volverse de color blanco. Cada vez me sentía mejor, pero es que cada vez quería sentirme aún mejor.

Así fue como en 365 días bajé 48 Kilos. Y no puedo decir que fue un calvario porque esto no fué solo bajar 48 kilos, tu vida cambia por completo. Te das cuenta de que si eres capaz de conseguir eso, sería capaz de conseguir cualquier cosa que me propusiera.

El deporte pasó a formar parte de mi vida y gracias a mi amigo incondicional José Luís empecé hacer carreras populares de corta distancia tanto de asfalto como de montaña. Nunca he hecho buenas marcas, para mi cada carrerita significaba superarme un poco más. Sentir que todo esfuerzo tiene su recompensa. Sentir que siempre hay alguien a tu lado apoyándote y que en la meta me espera la persona más importante de mi vida, mi hija.

Lo que estaba experimentando me impulsó todavía más a ayudar a otras personas con el mismo problema que yo a que cambiaran su vida.

La gente me preguntaba cual era mi secreto y yo siempre respondo lo mismo: “El secreto es que no hay secreto. Alimentación saludable, ejercico físico, trabajo y mucha constacncia”
Entonces apareció en mi vida Octavio Pérez, preparador físico, entrenador personal, atleta de élite, emprendedor y sobre todo grandísima persona. En esos momentos, Octavio iba a lanzar un proyecto que se llama “Apadrina un Sedentario” y me propuso compartir mi historia para servir de motivación a otras muchas personas y colaborar de esta forma en este gran proyecto. Así lo hice y creo que mi historia sirvió de ejemplo para ayudar y motivar a muchas personas a que cambiaran sus vidas. También proyectó mi historia en su libro “Mis primeras zancadas”, en el que comparto páginas con otras personas con grandes historias de superación personal. Desde entonces han sido muchos los mensajes que he recibido diciéndome que he sido su ejemplo a seguir. Esto me enorgullece mucho porque sé lo que se siente cuando estás viviendo con limitaciones debido a la obesidad, pero también sé lo que te aporta vivir con un peso saludable y saber que puedo ayudar a muchas personas con mi historia y con mi trabajo me hace muy feliz.

¿Cómo empiezas con el ciclismo?

El caso es que mi cuerpo quería marcha así que hace 3 años decidí empezar con el Triatlon, algo que me causaba bastante respeto, pero que a su vez veía como un gran reto y es que a mi, los retos, cuanto más difíciles, más me atraen. Me fuí al Gimnasio, ya tenían su club de Triatlón.
En las primeras clases de natación no era capaz de hacer un largo 25m seguido. Mis pulmones no daban más de sí. Sufría mucho y disfrutaba poco y hasta me preguntaba, ¿merece la pena esto? 
Mientras me lo preguntaba seguía intentándolo y pronto empecé a completar 25m seguidos, luego 50m y cada vez un poco más y de esta forma empecé a disfrutar.
Una vez más se demostraba que el trabajo y la constancia dan sus frutos. Incluso este año hice mi primera travesía en el mar, en Altea, la cual completé sin parar aún siendo las condiciones del mar muy adversas. Y lo conseguí. Y es que para lo que algunos es algo tan normal o cotidiano como practicar deporte, para una persona obesa es algo inalcanzable, por lo tanto lo que se siente al cruzar una meta es algo inexplicable. No hay nada más satisfactorio como la superación personal.

¿Hablas de la Natación pero y la bici? 

Llegó el momento de comprar la bici de carretera…Ufff, eso si que daba miedo. Si no pedaleaba desde la primera comunión, como iba a subirme en una bici con calas.
Llegó el primer día, y con él llegó mi primera caída, esa caída que te hace perder el miedo y la vergüenza. Siempre recordaré aquella tarde de primavera en el “parque de los pajaritos” con la terraza del bar repleta de gente y como subí a la bici y sin dar la primera pedalada caí de lado y me dolió más la vergüenza que el “porrascazo” que me di. ¿sabes que hice? Me levanté y me volví a subir a la bici, desde entonces ya no me he bajado.

Y es que no importa cuantas veces te caigas, lo importante es levantarse.

Compré mi bici con miedo y ahora es lo que más me gusta. Todas y cada una de las salidas que he hecho las he disfrutado al máximo, con compañeros y amigos del Triatlón y con mis amigas Eva y Amanda.  Sufrimos con algún que otro puerto pero pronto se olvida con  unas risas.
Ya he hecho algún triatlón de corta distancia y por supuesto quiero más y claro está que los haré.
A través de mi experiencia personal y mi labor como nutricionista, ayudo a muchas personas a cambiar sus vidas y a conseguir sus objetivos. No hay secretos. Aquí se come comida real y se practica ejercicio para que exista un equilibrio físico y emocional. Somos lo que comemos y lo que nos movemos.

La clave “Cree en ti y no pongas límites a tus sueños” Vivo cada día con ilusión y pasión y eso hace que cada día sea único y recuerda que nunca es tarde para cambiar tu vida y emprender un nuevo rumbo.

Dices que el ciclismo es lo que más te gusta, ¿Qué es para ti Ser Mujer Ciclista? 

Para mi el ser mujer ciclista significa disfrutar de mi tiempo de ocio de una forma especial respirando libertad y una conexión conmigo misma cuando salgo sola y algo especial cuando salgo con buena compañía. De hecho las salidas con mi amiga incondicional Amanda, las llamamos “Salidas-Terapia” las cuales aprovechamos para contarnos todas nuestras cosas, reirnos o llorar cuando lo hemos necesitado, pero para acabar siempre con una gran sensación al sentir la conexión que existe entre nosotras y que aún se potencia más cuando vamos sobre las ruedas de nuestra bici respirando libertad y buenas sensaciones. De hecho cuando una semana no podemos salir a rodar, a la siguiente semana preparamos con antelación la salida porque decimos que tenemos “mono”.
Siempre que una mujer me dice que le gustaría salir en bici pero que les da miedo, las animo a que la compren contándoles mi historia o les digo que podría dejarles la mía para que prueben, porque una vez la prueben ya no hay marcha atrás. Es una sensación de libertad que cuando la descubres ya no quieres parar. Sin duda, disfrutamos sobre ruedas y tengo muchas historias guardadas en mi corazón que he vivido con mi bici que nunca olvidaré, y por supuesto todas las que todavía me quedan por vivir.
A parte eres también apasionada del ciclismo indoor 
Las clases de ciclo indoor las practico con mucha frecuencia y es algo que siempre me ha gustado mucho, así que sin pensarlo mucho decidí inscribirme en un curso de Instructora de ciclo indoor de BestCycling en Madrid para conocer mejor este mundo. Además de ser algo que es inalcanzable cuando pesas 119 Kilos, pero ahora ya no hay límites. Han sido 3 semanas muy duras de mucho trabajo y conocer un mundo nuevo. He aprendido un montón de cosas y me siento muy orgullosa de ello.

¿Próximos retos?

Como decía la parte de ciclismo es con lo que más disfruto, así que no descarto participar en alguna marcha cicloturista a ver que tal se me da, y seguir con los triatlones ampliando experiencia y distancia. 
Está claro que toda esta historia ha dependido de mi, pero he contado con el apoyo de muchas personas que me quieren de verdad y han creído en mi desde el primer momento. Ellos saben quien son, pero no dejaré de mencionar a mis padres y a mis hermanas y al motor de mi vida que se llama Vega y que en estos momentos tiene 6 años.

Me siento muy afortunada de los amigos que tengo que nunca me han fallado y de las personas que he ido encontrando en mi vida que me han traído tantas cosas positivas. Bego, la monitora de natación, que me ha enseñado a disfrutar como una sirenita en el agua Diego mi entrenador al mando de todo ésto que se ha implicado conmigo desde el primer momento y ha sabido sacar lo mejor de mi y al cual tengo muchas cosas que agradecer

GRACIAS A TODOS DE CORAZÓN.

🚴🏼‍♀️❤️Soy Mujer Ciclista❤️🚴🏼‍♀️

#sermujerciclista #soymujerciclista #smc

Almudena Vigilante de Seguridad y Mujer Ciclista

Almudena 55 años, todos los días se sube a su bicicleta y recorre las calles de Madrid.

Por lo que te conozco eres una gran mujer ciclista, cuéntanos un poco tu historia con las dos ruedas

Desde pequeña  he montado en bici, mis principios fueron como muchos niños, montando con mis hermanos y después con mis amigos.

Pero, pasan los años y con ser madre, trabajar y tener una pareja muy controladora, dejé de montar, solo cogía la bicicleta para salidas al parque con mis niños, con una BH de la época del jurásico.

Y ahora aquí estoy a mis casi 55 años montando cada día, haciendo muchos kms al mes y disfrutando cada vez más.

¿Como surge es ese cambio? ¿De salidas esporádicas a no bajarte de la bici?

En medio de una baja por depresión, medicada y con un montón de kilos de más debido a ello, decido comprarme una bici de MTB para pasear por Madrid ya que acababa de mudarme de Fuenlabrada y estaban terminando Madrid Río.

Empezé a rodar con ella y en poco tiempo mi depresión empezó a desaparecer,  es entonces cuando decidí que además la usaría para ir a trabajar (soy V. S. en Torrespaña) así que me armé de valor y empecé a callejear por los Madriles para ver cuánto tardaba en ir al trabajo con ella, por donde ir mejor y encontrar menos tráfico. Tanto me gusta esta forma de transporte que mis desplazamientos urbanos cada vez se alargan más y voy usando menos el coche.

Además hace un par de años empecé a salir con gente que usa bici de carretera pero yo iba con mi mtb.

Eso de salir fuera de Madrid y hacer cicloturismo me encanta pero no podía seguir el ritmo de carretera con mi bici así que decidí comprarme una de carretera y en las Navidades del 2016 me la autoregalé.

¿Que te aporta el ciclismo?

Si ya el ciclismo urbano me ayudaba a sentirme mejor, a desconectar del trabajo y a llegar a casa con un cansancio “más sano” y a dormir mejor, el ciclismo de carretera me aporta mucho más: una sensación de libertad indescriptible, el disfrute de los paisajes, de los pueblitos por donde pasas, las conversaciones con la grupeta cuando salgo con gente, el hablar a veces con desconocidos que te encuentras pedaleando,  los finales de ruta con cambio de impresiones acompañadas de unas cervecitas, y sobretodo el olvidarme durante unas horas de todos mis problemas del día a día, porque el mundo desde la bici, se ve de otra manera.

Así que aquí estoy cada día más enganchada a este deporte que no deja de darme buenos momentos.

¿Que le dirías a las mujeres para que se animen a probar la bicicleta?

Les diría que la bici aporta tanto bien físico y mental que aún en días en los que se sufre con la lluvia, el viento o el calor pedalear sigue siendo un placer porque el ciclismo es un poco como la vida misma ” seguir siempre hacia adelante intentado superar tus miedos y dificultades’ y es que muchas veces he salido con mis demonios dentro y he vuelto con paz en el corazón…..

¿Que es para ti ser mujer ciclista?

Para mi ser mujer ciclista es una manera de vivir, mucho más allá que el practicar deporte, es disfrutar de la sensación de libertad, es una forma de retarme a mi misma y conseguir superarme y lograr sueños como la gran fondo Iberica, a entre otras.

Ana, Nutricionista y Mujer Ciclista…

Ana, deportista por afición y nutricionista por profesión.

Es así como mis dos pasiones, hacen que la nutrición en el deporte sea mi trabajo favorito.  

Desde muy pequeña mis padres me han inculcado el deporte, con 5 años comencé con gimnasia deportiva y desde ese momento he practicado natación, atletismo, tenis y ahora hace unos 3 o 4 años mountain bike.

¿Y la vocación sobre la Nutrición?

Al mismo tiempo, recuerdo que desde mi adolescencia, me gustaba investigar sobre alimentos sanos y sobre aquellos que me ayudaban a rendir mejor en mis entrenamientos.

¿En que momento decides ser Nutricionista deportiva?

Cuando tenía que decidirme sobre qué estudiar pensé en hacer algo relacionado al deporte, pero terminé decidiéndome por la nutrición, y luego con la nutrición deportiva encontré el trabajo perfecto para mí.

Poco a poco me fui especializando y hace unos 3 años decidí venirme a España para perfeccionarme en esta área. Hice un máster en entrenamiento y nutrición deportiva y actualmente trabajo en una clínica donde acompañamos a distintos deportistas, tanto amateur como élites, a alcanzar sus retos. Algunos de ellos vienen buscando bajar de peso, mejorar su alimentación y terminan enganchándose con alguna competición de running, Spartan Race o duatlónes y eso a nosotros nos encanta. Motivarlos a través del deporte es la mejor manera de que los buenos hábitos saludables puedan mantenerse en el tiempo.

Además, estoy trabajando con la Real Federación Española de Tenis de Mesa. Una o dos veces por semana voy al Centro de Alto Rendimiento de Madrid a ver a los jugadores y con los que se encuentra viviendo en otros países hacemos consultas on line. El nivel del tenis de mesa en España está creciendo mucho y en mi área todavía hay mucho trabajo por hacer y eso es una de las cosas que más me motiva en el día a día.

¿Que es lo que más te gusta del ciclismo?

La MTB, comencé tras una lesión de rodilla (rotura de menisco) jugando al tenis, me dijeron que si comenzaba a pedalear ayudaría a fortalecer mis cuádriceps y desde ahí ya no he parado.

¿Que destacarías de este deporte?

Lo que más me gusta de este deporte es que te permite conocer muchos lugares y hacer buenos amigos, me encanta la practica deportiva al aire libre y disfruto mucho de los fines de semana donde hacemos salidas más largas o tenemos alguna competición. En algún momento me gustaría probar con el ciclismo de carretera.

¿Por qué practicas ciclismo?

Practico mountain bike porque me ayuda mucho a desconectar, en esas 2 o 3 horas con mi bici me olvido de todos los problemas, quito los datos y en lo posible intento llevar el móvil en silencio. Es lo que me ayuda a lidiar con en el estrés, los problemas de la vida cotidiana, a dormir y descansar mejor por las noches. Además desde que me he subido a una bici nunca he bajado.

Las mujeres tenemos unas necesidades NUTRICIONALES diferentes por nuestros ciclos ¿Que consejos nos darías para poder afrontar bien entrenos intensos?

Así es, mujeres y hombres debemos alimentarnos diferente para cubrir nuestros requerimientos. El consejo que me parece más importante darles a las mujeres es que pidan ayuda profesional cada vez que quieran realizar una dieta o un plan nutricional para bajar de peso. El déficit calórico y/o de nutrientes puede traernos consecuencias graves, no solo a nuestro rendimiento deportivo sino a nuestra salud reproductiva y ósea. Por ejemplo, lo que se conoce como la “tríada de la mujer atleta” donde la disponibilidad energética, la función menstrual y la densidad mineral ósea se ven comprometidas pudiendo llegar a manifestar consecuencias como trastornos de la conducta alimentaria, ausencia de la menstruación y osteoporosis.

Somos muchas las que nos lanzamos a grandes retos y con ello a largos entrenos

Nos das algún consejo de lo que sería un buen desayuno para afrontarlo bien?

Siempre recomiendo que el día de la prueba o competición no se pruebe hacer nada nuevo, todos los cambios que necesitemos hacer debemos probarlos previamente en un entrenamiento de similares características a la prueba. Evitar en la comida previa a la competición alimentos cítricos, lácteos y aquellos ricos en fibras es un buen consejo tanto para amateurs como deportistas élites, ya que pueden provocarnos malestar gastrointestinal. Luego que la comida previa sea rica hidratos de carbono y un buen café para darnos energía y activar nuestro sistema nervioso central.

Prepara y planifica los días previos todo lo que llevaras para hidratarte y comer durante la prueba. No esperes a tener sed para beber ni esperes a tener hambre para alimentarte. Nos llevará muchas horas recuperarnos de una “pájara”.

¿Que es para tu ser mujer Ciclista?

Para mi ser mujer ciclista es la sensación de tener más libertad, o como me dijo mi hermano hace un tiempo “la bici te dio alas”. Es una forma de afrontar miedos a diario, con cada entrenamiento siempre hay algún obstáculo que vencer y lo bien que se siente luego de afrontarlos. Es una forma de vivir distinta, disfrutar despertarme los domingos a las 6 am para viajar a alguna competición o para salir con amigos a hacer alguna ruta.  Es haber aprendido a llevar con orgullo las marcas del sol en la cara, los brazos y las piernas durante el verano, aunque sepamos que no es muy estético pero aún así lo aceptamos. Es convivir a diario con la pelea interna entre comprarme unos tacones o un nuevo culotte de temporada o una cartera o el GPS. Ser mujer ciclista es en muchas ocasiones ser distinta y creo que eso, nos hace especiales.

“La bici te da alas”

Así es Ana, una mujer apasionada de su trabajo y como no, de las dos ruedas

Podréis encontrarla en:

http://tugestordesalud.com/

❤️Soy Mujer Ciclista ❤️🚴‍♀️

Paz, presidenta del CCM Mujer Ciclista

Hoy os presento a Paz

Paz, Mujer Ciclista desde bien pequeña, viviendo en una familia apasionada de las dos ruedas, hija de un apasionado del Ciclismo, podríamos decir que es una mujer Ciclo-aventurera!

Paz, actual presidenta del Club Ciclista Majadahonda, no concibe su vida sin las dos ruedas. 

Paz comienza a contarme diciendo: “MI BICI Y YO”

Si tengo que pensar desde cuando monto en bici, me remonto a los fines de semana de mi infancia en Villaviciosa de Odón, donde mi padre nos arreglaba bicicletas viejas y con ellas aprendíamos, primero con ruedines, después sin ellos.

Mi padre fue socio fundador del Club Ciclista Majadahonda, y a veces también “engañaba” a mi madre para sus viajes cicloturistas. Mi hermano fue el primero de 5 en empezar a entrenar con un equipo.

Empecé mis “cicloaventuras” con alforjas desde muy temprano.

Alto Tajo, Holanda, Bretaña, las Alpujarras, Picos de Europa, Mallorca y hasta los Cárpatos en Bulgaria.

Como anécdota “engañé” al que ahora es mi marido para que nuestra luna de miel fuese, Croacia en barco y bicicleta, actualmente es su hijo Daniel quien me acompaña en las salidas de bici.

Las cosas de la vida…

Pero hay un momento especial en mi vida. A los 25 años recién cumplidos me descubrieron un cáncer avanzado. Me operaron y perdí todo el colon, me dieron quimio y radioterapia.

Fue muy duro pero lo sobrellevé bien y salieron esas fuerzas que todas tenemos dentro, ellas fueron las que me ayudaron a superando todo, poco a poco.

Luché por llevar una vida normal, por asimilar todo lo que me estaba pasando sin que ello significara un cambio radical en mi vida. Quería seguir saliendo con mis amigos, tomándome una cerveza, disfrutando de la vida, viviendo, tenía tan solo 25 años.

Todo ello tuvo sus efectos secundarios y desde entonces sé muy bien lo que son los hospitales pero siempre he salido con esa energía de querer vivir.

Hace 4 años me hice del Club Ciclista Majadahonda. Empecé a salir con ellos sin tener apenas el nivel, y gracias a mis compañeros, especialmente al entonces presidente, Rafa, pude alcanzar un ritmo más o menos “normal”.

Fue entonces cuando mi enfermedad volvió a dar la cara, esta vez en el duodeno.  Sufrí una operación muy complicada, con muchas probabilidades de complicaciones serias, pero todo se desarrolló increíble e inexplicablemente bien. Y yo supe que, aparte de la habilidad y experiencia de mi cirujano (también ciclista), fue gracias a la bicicleta, a la fortaleza física y mental que te da pedalear. Como consecuencia de todo ello, me falta gran parte del aparato digestivo, entre otras cosas. Pero lo que me falta se queda pequeño en comparación con lo que tengo.

Me desperté de la operación en tiempo récord, y en cuanto pude, meses después, empecé de nuevo, primero a nadar y cuando recuperé un poco de tono muscular a rodar de nuevo, a rodar “en altura”

Puertos como Alto de Navacerrada – Cotos – Valdesquí, eran las tardes del mes de julio y se agradecían esos grados de menos.

En septiembre ya estuve en condiciones de volver al club, y desde entonces, no fallo un domingo, y si falto es porque estoy pedaleando en otro lugar.

Mi marcha estrella es la Bilbao Bilbao, porque fue la primera que hice, un año después de aquella operación, y llevo ya 3 ediciones, y las que quedan!!

Este año acabo de terminar un reto benéfico, Gijón – Santiago de Compostela, lluvia, frío y de todo tuvimos en el, pero puedo decir que aunque con sufrimiento lo conseguí, una Ále Cycling Gandía que acabó siendo épica acompañada de Jess

¿Próximos retos en mente ?

Si, claro, me esperan, Monegros, Menasalbas, Vitoria, Los Alpes y lo que se me ponga por delante.

¿Presidenta del Club Ciclista Majadahonda?

Si, hoy en día presido el Club Ciclista Majadahonda, tarea que me absorbe y me llena por igual. Disfruto de gestionar un Club que tiene tanto significado para mí, y que lleva tantos años funcionando. Me encanta ver el compañerismo y el entusiasmo de sus socios, organizar y coordinar las salidas, tomarnos una cerveza en la puerta del club a la llegada de una ruta.

¿Que es para tu ser mujer Ciclista?

Ser mujer ciclista es en la actualidad un modo de vida, el mío y el de muchas mujeres a las que he ido conociendo en los últimos tres años. Ser ciclista es un reto, pero ser mujer ciclista lo es más aún. Aunque cada vez somos más, no somos muchas en comparación con el número de hombres que practica este deporte. Nos encontramos con todo tipo de dificultades. Normalmente nos iniciamos y entrenamos con hombres, lo cual significa de algún modo una dificultad añadida, a la vez que un reto. La equipación suele ser más cara y hay menos variedad. Y muchas veces existe discriminación en las competiciones. Pero a mí me encanta valorar lo positivo. El ver cómo cada vez somos más, cómo somos capaces de superar las dificultades, el compañerismo que existe entre nosotras, las ganas de mejorar. Me encanta compartir esta afición con tantas mujeres ciclistas que están dispuestas a echar su bici al coche o al tren e ir a donde haga falta para compartir una jornada pedaleando con otras mujeres.

¿Que le dirías a las mujeres para que se animen a montar?

Que empiecen poco a poco desde su nivel inicial. Que busquen un grupo donde se sientan cómodas y puedan prosperar y aprender. Que no tengan miedo, porque cualquier dificultad se puede superar practicando y entrenando, e ir mejorando progresivamente hasta alcanzar el nivel que una desea. Yo empecé desde un nivel muy bajo, sufría más que disfrutaba, pero una vez que superé ese escalón inicial, el sufrimiento se convirtió en disfrute y en superación.

¿Defíneme que es para ti la bicicleta?

La bicicleta es uno de los inventos más maravillosos del ser humano. Espero durante la semana a que llegue en fin de semana para subirme en ella. Me fascina cómo puedes transmitir tu fuerza y tu energía a través de los pedales y avanzar, esa sensación de libertad, de velocidad, de potencia, de esfuerzo, de satisfacción al conseguir un objetivo, no me la da nada en la vida. Es como la sensación de volar.

El ciclismo me ha aportado grandes alegrías, he conocido a infinidad de gente, en especial mujeres, he hecho muy buenas amistades.

mi vida gira en torno a este deporte.

El ciclismo es vida.

🚴‍♀️❤️Soy Mujer Ciclista ❤️🚴‍♀️

Sandra Sánchez, Asesora fiscal y Mujer Ciclista

Sandra es una loca apasionada más de las dos ruedas, Instructora de Ciclo indoor, Asesora Fiscal, Runner y Ciclista en sus ratos libres

Son muchas las ocasiones en las que tengo la oportunidad de sentarme con ella y charlar tranquilamente y una de ellas le propuse este post y todo comenzó así.

L: Cuéntanos un poco tu vida Sandra, ¿A que te dedicas y por qué decidiste subirte a una bicicleta?

S: Soy Asesora Fiscal e instructora de ciclo indoor, cómo veis, nada de relación tiene una cosa con la otra.

Mi afición por el deporte comenzó al inicio de trabajar en el sector asesoría. Por las muchas horas que paso sentada en una silla, sentí la necesidad de comenzar a hacer deporte, salir a correr, ir al gimnasio y mas tarde de hacerme instructora. Ahí comenzó mi pasión por las dos ruedas. A la vez surgió el reto de ser maratoniana y más tarde apareció en mi el gusanillo de aprender a nadar y de comenzar en un club de triatlón.

Me subí por primera vez a una bici de carretera estando en Fuerteventura de vacaciones y sentí que eso no acababa allí. Unos meses más tarde llegaba mi bici a casa.

L: ¿Tu que practicas varias disciplinas que destacarías del ciclismo?

S: Es complicado hacer comparaciones entre disciplinas tan diferentes (nadar, pedalear y correr) con cada una tengo sensaciones tan diferentes, lo que más destaca para mi en el ciclismo es, la superación, esa que sale tras muchas horas encima del sillín.

La superación es mayor porque las horas que le dedicas cuando te pones un objetivo en mente, son más que en otras disciplinas, al menos en mi caso.

También para mi es fundamental el tener confianza con tu bici para llegar a disfrutar de verdad.

El objetivo principal desde el primer día que me subí a mi bici era disfrutar, por supuesto, pero a medida que fui cogiendo confianza más me conseguía exigir.

L: ¿Qué es lo que buscas cuando decides salir a la carretera a rodar?

S: Busco disfrutar, liberar la mente, compartir momentos con mis compis de ruta, es un cúmulo de cosas que te hacen dar un brinco de la cama los fines de semana jeje.

Puedo decir abiertamente que la bici me ha ayudado en más de una ocasión para salir de algún bache mental, todos tenemos momentos mejores y peores, y cuando algo nos hace disfrutar y desconectar, todo se simplifica dentro de nuestra cabeza.

Puedo tener la peor semana que en cuanto llega el momento de subirme en la bici todo ese malestar desaparece, me cambia el gesto en la cara rápidamente.

L: Sandra cuéntame un poco tus próximos objetivos

S: Encima de la bici, en este 2018 tengo la mente puesta en las marchas Ale Cycling Gandía y Gran Fondo Mussara, pero el año solo acaba de comenzar…así que seguro que alguno más sale. Por el momento, en las tres disciplinas que practico tengo la planificación hasta junio y a medida que pase cada mes, iré poniendo más fechas en rojo en el calendario.

Para mi es indispensable poner fechas y trabajar en base a esos objetivos marcados viendo la evolución del día a día entrenando. No hay nada que mejor te enseñe a planificarte que conocer tu cuerpo.

L: Qué le dirías a las chicas que practican ciclismo indoor para animarlas a probar el ciclismo real?

S: En ocasiones he oído decir a muchas chicas que por miedo a la carretera no saldrían, que no tendrían con quien salir porque se quedarían atrás, y un sin fin de peros.

Yo siempre les contesto con mi ejemplo; me compre una bici de carretera habiendo probado un solo día de ciclismo, me apunté a un club de ciclismo sin saber cambiar ni las marchas y me apunté a una marcha solo habiendo cogido la bici durante cuatro meses.

Yo era la chica que tenía miedo a la carretera, que se quedaba descolgada del grupo y que corría peligro en su primera marcha.

Las animo siempre a que lo hagan porque estoy segura de que una vez que lo probaran más de una no querría bajarse de la bici.

Como siempre digo “todo es posible en la medida que lo intentas”.

Me encanta conocer a mujeres ciclistas que inspiran y que inculcan  y comparten los valores tan bonitos que lleva consigo este deporte.

L: ¿Cuéntame cuál ha sido tu mejor experiencia con las dos ruedas?

S: Tan solo llevo tres años practicando esta disciplina pero ya se me hace complicado decirte solo una.

No he tenido ninguna peor, todas las experiencias en la bici me han sumado y sobre todo me han enseñado lo que es la constancia, la disciplina y la superación. Puedo decir que mi primera marcha rodeada de amigos es inolvidable, que la primera vez que subí Navacerrada no se me olvida, pero la Marcha Skoda Medio Fondo San Sebastián marcó un antes y un después en mi. Me enfrenté sola a los tres puertos y conseguí el objetivo marcado, disfrutar y dar lo mejor de mi.

La exigencia forma parte de mi día a día.

🚴‍♀️❤️Soy Mujer Ciclista ❤️🚴‍♀️

Sílvia Glez “Mujer Ciclista”

Hoy os presento a Sílvia, del ciclo indoor a la montaña y de la montaña a la carretera y de la carretera a todo lo que con una bici se haga.

Sílvia, ¿Qué es para ti el ciclismo? 

“PASION”

Pasión es para mí la mejor definición, es disfrute, sacrificio, constancia, disciplina felicidad, amistad

El ciclismo es una forma de vida y se echa unas risas.

los que me conocen siempre me dicen “cuando te montas en la bicicleta te cambia la cara”

y es cierto me siento feliz.

¿Cómo empezó tu afición a el? 

Pues empezó de mayorcita y por el “spinning”, empecé a practicar ciclismo indoor, me enganché tanto que me hice instructor, y de ahí pasé a probar con una mtb, “me encantan el deporte al aire libre”, recalca Sílvia, me encanta la montaña, y  pasé de la mtb sola, a un club, del club de mtb, al 1er triatlon de la mujer y de ahí, al club de de triatlón y a la bici de carretera, y a dar pedales y más pedales y claro, dar pedales y disfrutar.

¿Tú que has practicado diferentes disciplinas cuál recomendarías a las mujeres para empezar??

Eso es difícil, cada una tenemos unas condiciones que nos hará sentirnos más a gusto con un tipo u otro.

normalmente nos movemos por lo que tengan el grupo de amig@s, eso es importante, porque lo que si me ha dado la experiencia es que nosotras nos solemos mover más en grupo, nos sentimos más seguras, en general, nos lo pasamos mejor si vamos acompañadas.

Si dudamos de con qué empezar, seguro que conocemos a alguien que nos deja probar y así poder decidir.

Estas empezado una nueva aventura de ciclismo femenino, ¿cuéntanos  tus nuevos proyectos?

En realidad son los de siempre, fomentar y apoyar el ciclismo femenino a todos los niveles, desde la iniciación a la competición, así como la formación e información, pero de forma más visible y con otras féminas que nos une la misma pasión, solo puedo deciros que ¡Esteís atentas!

Que destacarías del ciclismo, ¿qué les dirías a las mujeres?

Les diría que el ciclismo es pasión, es libertad, es felicidad, es amistad.

Que no tenemos que ser las mejores, ni las que más kilómetros hagamos, ni tampoco las más duras.

“simplemente tenemos que disfrutar del ciclismo”

que si queremos podemos, y juntas mola mas!

🚴‍♀️❤️Soy Mujer Ciclista ❤️🚴‍♀️

Encantada, Clara Chafer

Hoy os presento a Clara Fernández Chafer.

Esta (súper) mujer es “mujer ciclista” desde hace tan sólo 3 años. Se topó con el ciclismo bastante tarde y todo por un reto que le propuso la empresa donde trabajaba. Este reto se llamaba “Powerade Madrid-Lisboa“, una competición por equipos donde ella tendría que pedalear 4 de 10 etapas. ¿Quieres saber si lo consiguió? 

Sigue leyendo “Encantada, Clara Chafer”